HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

X

La UPD tendrá dos años para cerrar sus operaciones. Ya no puede captar más alumnos.

Por: Redacción La Industria

TRUJILLO

Publicada el 13/12/2019 - 08:49 AM

Por estas razones le negaron el licenciamiento a la Universidad Leonardo Da Vinci de Trujillo


A la fecha, ha denegado 33 solicitudes de autorización a universidades y escuelas de posgrado

La Universidad Privada Leonardo Da Vinci no alcanzó a cumplir los estándares de calidad mínimos que exige la Sunedu, por ello deberá cerrar en un plazo máximo de dos años y ya no podrá captar nuevos alumnos.

Entre las deficiencias encontradas en la UDP durante su proceso de licenciamiento figuran las siguientes:

-No evidencia contar con una propuesta académica consistente y claramente definida en torno al logro de los objetivos formativos para sus estudiantes. Los postulantes y estudiantes no cuentan con información clara sobre las modalidades de admisión que ofrece la universidad, ya que estas no se han normado de forma detallada.

-La gestión sobre su infraestructura no garantiza la protección de la seguridad y salud de los miembros de su comunidad. La UPD no presentó contratos o convenios con empresas que tengan autorización vigente para la gestión, recolección y transporte de residuos sólidos peligrosos y residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Tampoco demostró contar con presupuesto institucional suficiente para el mantenimiento de su infraestructura. 

-La UPD no ha cumplido con sus propias normas y procedimientos para la adjudicación de fondos de investigación. Durante el 2019, la universidad aprobó 11 proyectos. Sin embargo, no evidenció el cumplimiento de los procedimientos para su evaluación y selección, y no se encontraron registros de la adjudicación de fondos para ninguno de los proyectos de los años 2017, 2018 y 2019. 

-No evidenció la aplicación de procedimientos que resguarden la ética en la investigación en los proyectos aprobados ni la protección de la propiedad intelectual.

Competencias

-No asegura el desarrollo de las competencias de sus docentes a partir de estrategias de capacitación adecuadamente planificadas. En ese sentido, no se evidencia que se cuente con una ruta de mejora continua de su cuerpo docente. 

-La universidad no garantiza el bienestar individual y colectivo de los estudiantes al no proveer los servicios de salud ni de seguridad de manera permanente. Tampoco presentó evidencias de la implementación de una política de protección al medio ambiente. 

-La universidad no fue capaz de demostrar el cumplimiento de su normativa para la selección de beneficiarios de las becas. Por ejemplo, su reglamento de becas no establece lineamientos para el cálculo de la gradualidad de las becas parciales. 

En consecuencia, los estudiantes no cuentan con información completa acerca de la cobertura que tendrían. Tampoco hay garantías de que las becas sean otorgadas de acuerdo a criterios transparentes. 

-No presentó evidencias de contar con un diagnóstico consistente sobre la situación de sus egresados que permita una planificación que responda a las necesidades de los mismos. Tampoco pudo demostrar una gestión de los convenios interinstitucionales que haya contribuido a promover la inserción laboral de sus estudiantes. 

Como parte del proceso de licenciamiento, la Sunedu requirió a la UPD un plan de adecuación (PDA). Luego de analizarlo, estimó que las actividades planteadas en el PDA resultan insuficientes para las levantar las observaciones encontradas, pues no definen, cuantifican ni delimitan claramente los resultados que se espera obtener, de forma que se pueda medir el logro obtenido.


Valora nuestra Nota

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2020