free web stats


Publicado: 14/02/2018
Teorías explican a qué edad se conoce al amor verdadero
Autores y estudiosos sostienen que una persona debe pasar ciertas vivencias antes de hallar a la persona indicada.
Compartir Compartir
Foto: referencial.

Escritores y estudiosos han intentado responder muchas interrogantes que surgen acerca del amor. El escritor japonés Haruki Murakami en su obra 1Q84 habla sobre la edad en la cual una persona encuentra al amor de su vida.


El autor cuenta la historia de Kawana y Masami Aomame, quienes se conocieron en la niñez, pero con los años se separaron y ninguno supo nada del otro durante un largo periodo.  Más tarde, ambos ingresan en un mundo fantástico llamado '1Q84', y una fuerza los impulsa a buscarse sin saber dónde estaban. Luego de buscarse, se encuentran luego de 30 años, y saben que su destino es estar juntos para siempre.


Hannah Fry, una matemática de la Universidad de Londres, sostiene que el amor verdadero se conoce hasta después de los 27 años. 


“Las personas no encontrarán el amor verdadero con las personas que conocen durante el primer 37 % de su vida romántica. Eso significa, que si quieres casarte antes de los 40 años, no encontrarás tu final feliz con las personas con quien sales desde los 15 a los 27 años”, afirma Fry en su estudio.


Ella se basó en la “teoría de la paradoja óptima”. En ella, Fry desarrolló un cálculo sobre cuántas personas conoce una mujer o un hombre antes de encontrar a la pareja con la que decidirá quedarse de manera definitiva. Los resultados mostraron que la gran mayoría encuentra esa estabilidad a partir de los 27 años.


Sin embargo, Fry indica que hay otros factores que hacen que el amor antes de los 27 pueda ser duradero.


“Soy la primera en reconocer que el amor y las matemáticas no son precisamente dos aliados naturales. Sé que la emoción del romance no se puede reproducir en una simple sucesión de ecuaciones, pero espero al menos persuadir a la gente de que las matemáticas nos pueden ofrecer una nueva perspectiva en cuestiones del corazón”, apunta.