free web stats


Publicado: 07/12/2017
¡Indignante! Archivan caso de niño asesinado en el cerro Cabras
Su cuerpo fue hallado golpeado y semidesnudo, pero fiscal decidió cerrar investigación porque ya se agotó el tiempo.
Compartir Compartir
Foto: Cortesía

Un crimen impune. La Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Trujillo, archivó el caso de la extraña muerte de un menor de 11 años, cuyo cuerpo apareció en las faldas del cerro Cabras (La Esperanza) con signos de violencia, debido a que se agotó el tiempo para la investigación.


“Es injusto e inconcebible —expresó Marco Villegas Díaz, padre de la criatura—. Cómo es posible que diga que ya se agotó el tiempo. Las autoridades me han dicho que el caso de mi hijo quedará archivado hasta que se encuentren nuevos indicios para reabrirlo. En pocas palabras me ha dado a entender que tengo que buscar más pruebas, investigar yo mismo lo sucedido”.


El padre del menor,  aseguró además que, junto a su abogado, denunciará a la fiscal, Liliam Montes Mudarra, pues cree que no ha realizado un óptimo trabajo. “Creo no se ha efectuado una investigación adecuada, con profesionalismo, entereza y a conciencia de parte de ella. Es más, parece que la Fiscalía no coordina con los policías, y esto perjudica a quienes necesitamos que resuelvan nuestro casos”, aseguró.

 

Investigación inconclusa

En el curso de la investigación, la policía manejó tres listas de sospechosos. La primera la componían personas "dedicadas a reclutar a niños para la práctica del fútbol". Días antes de la desaparición del menor, dos hombres mayores fueron vistos por la tercera etapa de Manuel Arévalo (cerca a donde desapareció la víctima) buscando a menores de edad para, según ellos, entrenarlos.


La segunda lista lo componían presuntos vendedores de droga que residen cerca de la vivienda del menor. La policía presume que el niño habría sido testigo de una ilegal transacción y que lo habrían asesinado para que no cuente nada.


El tercer grupo lo componían personas de mal vivir que residen en el sector y con quienes el menor habría tenido la mala suerte de cruzarse.


Por eso, Marco Villegas exige a las autoridades que reabran el caso. Como padre, se resiste a creer que la muerte de su pequeño quede sin castigo, y que los asesinos caminen de lo más tranquilos por las calles del distrito.


Vale precisar que el menor desapareció la tarde del 25 de enero, luego de salir de molesto de su casa (en la manzana A15 de Manuel Arévalo) porque su madre no le había dado dinero para que se vaya al internet. Horas más tarde, ya por la noche, sus padres lo buscaron desesperadamente, pero no lo encontraron, por lo que al día siguiente reportaron su ausencia.