free web stats


Publicado: 13/06/2018
Huaca Panamá está en total abandono y llena de basura
Alcaldesa vecinal de Torres Araujo, Martha Rodríguez Alvarado, mencionó que algunos malos vecinos botan desmonte y otros desperdicios cerca del lugar.
Compartir Compartir
Por el abandono de la huaca Panamá, personas aprovechan para dejar desmonte y desechos dentro y fuera del lugar.

Trujillo. Ninguna zona en la ciudad se salva de la basura. Ni los sitios arqueológicos que, por su importancia histórica, deberían ser protegidos a toda costa.


Este es el caso de la huaca Panamá, ubicada en la urbanización Torres Araujo, a pocos metros del Centro Histórico de Trujillo. El resto arqueológico está en completo abandono.


Los muros que la ‘protegen’ se ven débiles y a punto de colapsar, y hay una parte en que solo una estera la separa de la calle. Su terrible estado ha sido aprovechado por malos vecinos que dejan constantemente desmonte y bolsas de basura dentro y fuera de la huaca, convirtiéndola en un punto crítico e infeccioso para los vecinos.


La alcaldesa vecinal de Torres Araujo, Martha Rodríguez Alvarado, declaró a La Industria que hace dos meses envió un oficio al Ministerio de Cultura por la situación de la huaca Panamá, la cual es Patrimonio Cultural de la Nación desde el 2009, para que coloquen un rótulo que anuncie su importancia histórica y llamando a los vecinos a no botar sus desperdicios, con advertencia de multa.


Sin embargo, la dirigente sigue esperando una respuesta por parte de la entidad del Estado.


Calles olvidadas


Pero el problema de la basura se extiende en todo el territorio. La cuadra 1 de la avenida 28 de Julio es uno de los puntos donde se amontonan botellas plásticas, cartones, papeles, desmonte y maleza.


Además de esto, según Antonio Cavero, un morador de la zona, al no haber mucha iluminación, hay personas que miccionan en los árboles constantemente, dejando un olor pestilente que se esparce por toda la cuadra.


De igual manera, la calle Bolognesi y la cuadra dos de Costa Rica, son lugares a los que, según la alcaldesa vecinal, el vehículo recolector no llega.