free web stats


Publicado: 17/08/2018
Historias de éxito: Chikitines, proyecto en la red
Lo que nació como un pequeño emprendimiento en un puesto de ventas ha crecido sustancialmente gracias a la presencia en redes.
Compartir Compartir
José Flores es un exitoso pequeño empresario que inició su emprendimiento hace tres años.

Por: Danitza Sáenz


Tras decidir poner en marcha un proyecto propio apenas terminada su carrera de Administración en la Universidad Nacional de Trujillo (UNT), José Flores Rodríguez alquiló junto a su socio Edver Alexander Baca Genovez, un espacio para un puesto de venta de ropa para bebés al que llamaron Chikitines y le inyectaron una inversión de 4 mil soles.


Su visión siempre fue en grande, así que ambos se propusieron que toda la ganancia retorne para ampliar su capital y así han logrado, en poco tiempo, hacer crecer su marca. Siempre con la venta de ropa para bebés y niños.


“Durante un año y medio nos mantuvimos ahorrando todo lo necesario y no teníamos mayores gastos ya que vivíamos en casa de nuestros padres. Nuestra política ha sido la reinversión, para seguir creciendo”, afirma José Flores.


Esos inicios no fueron nada fáciles. Flores cuenta que cuando llevaba año y medio en el local de Zona Franca, la comuna trujillana dispuso el retiro de los negocios que se encontraban a las afueras del centro comercial.


Entonces, perdió la inversión que hizo al pagar un contrato de un año adelantado. Así también, sucedió cuando Defensa Civil cerró El Virrey, donde tenía otro local.


Sin embargo, estos contratiempos no hicieron más que sumar a su experiencia en el negocio. Una vez habilitada la tienda con salida al jirón Grau, en el centro comercial El Virrey, repuntaron. 


Convirtiéndose en el punto de ventas desde el que se han hecho conocidos. “A los tres meses, con el dinero que teníamos abrimos una tienda en Zona Franca, la segunda fue la que ahora tenemos en el Virrey, por el acceso a Grau”, refiere.


La disposición por el trabajo es notoria en estos muchachos que no llegan ni a los 30 años. “Cuando inicias un proyecto, siempre habrá temores, como que no te va a ir bien, pero lo mucho que puedes perder es el dinero y eso se hace con trabajo. El dinero no debe ser un límite para emprender”, asegura.


Con el crecimiento de la empresa, el siguiente paso fue habilitar sus áreas administrativas. Así como ver a su fan page como una potencial fuente de ingresos de su negocio.