free web stats


Publicado: 11/02/2018
Emprendedor: 4 consejos para no fracasar en los negocios
Un emprendimiento debe tener su inicio en enfocarse en lo que realmente te apasiona; sin embargo, es normal que antes de empezar te invadan las dudas.
Compartir Compartir
Foto: referencial.

@WebLaIndustria


El Perú es un país con altísimo nivel de emprendedurismo, pero también es uno de los países con elevada tasa de mortalidad empresarial, puesto que la mayoría de negocios abren y de la noche a la mañana desaparecen del mercado como consecuencia de malas decisiones o falta de planificación antes de ingresar al mercado. 


Ante este panorama, el especialista en Negocios para Adultos que Trabajan de la Universidad Privada del Norte (UPN), Luigi Cabos Villa, sostiene que un emprendimiento debe iniciarse con enfocarse en lo que realmente te apasiona.


1. No bastacontener ideas: Posiblemente tus ideas te parezcan únicas y maravillosas, sin embargo, por si solas no valen nada. Para generarles valor, debes estar decidido a poner en funcionamiento todas tus capacidades: ímpetu, conocimiento, experiencia y capital. Finalmente, si funciona o no, esta experiencia te dejará un aprendizaje y un fracaso de menor costo.


2. Vas a perder algo: Dinero, tiempo, salud, esfuerzo y hasta la pareja o los amigos. Para no llegar a situaciones extremas, existen metodologías para ser más eficientes en el ensayo de prueba-error y no sufrir un infarto en el intento. Lo importante aquí, es saber cuánto tiempo le vas a dedicar al desarrollo de la idea, cuánto dinero vas a poner en riesgo, quiénes te van a acompañar en esta aventura y si estás dispuesto a perderlo.


3. Haz lo que mejor sabes: Será esencial conocer y sentir pasión por lo que te gusta sin importar cuán sencillo sea aquello que sabes, porque lo importante es saber llevarlo a un nivel que nadie ha logrado hacerlo. Entonces, la pregunta es: ¿Qué es lo que te diferencia de los demás?


4. Antes de empezar, desarrolla clientes. Identifica quién es el cliente que puede comprar esa maravillosa idea que tienes en mente. Luego, elabora prototipos o pruebas sencillas que les puedas mostrar y recoge sus apreciaciones (las positivas y las negativas), seguidamente, mejora el prototipo y vuelve a la calle a buscar la opinión de ese cliente. Sin tener que invertir mucho dinero, tiempo y esfuerzo, puedes crear el prototipo de un producto.