free web stats


Publicado: 22/12/2017
El Caminito para un buen sabor: las claves de su éxito
La historia empresarial de Alcides Horna Alayo, un hombre que lleva más de tres décadas en el mercado.
Compartir Compartir
2 mil comensales recibe cada semana el restaurante.

El negocio lo inició su madre, pero tras 10 años de arduo trabajo, su familia decidió entregarle la administración del restaurante El Caminito, el cual ahora es una de las empresas más importantes de la ciudad de Trujillo.

Alcides Horna Alayo es dueño y administrador de este negocio gastronómico, el cual recibe miles de visitas por semana. ¿Pero cuál fue la clave para que este restaurante pase a ser uno de los más emblemáticos de la ciudad?

“Para hacer crecer un negocio gastronómico hay tres pilares fundamentales: la sazón, la higiene y la atención. Si se adolece de uno de esos, nada se logrará. Puede tener muy rica sazón, pero si no hay higiene no funciona. A mí me han hecho muchas visitas inopinadas, pero nunca me cerraron porque tenemos mucho cuidado en todo”, refiere.

Sostiene que para entregar la mejor atención al cliente es necesario utilizar los mejores insumos del mercado porque eso marcará la diferencia. “Si el comensal encuentra un producto de calidad, entonces volverá porque apreciará lo que le entregamos”, agrega.

“La gente que quiere poner un negocio, primero tiene que ser perseverante. También no alocarse, sino empezar por algo pequeño. Muchos negocios empiezan en una esquina o en la casa. Eso son los restaurantes que se mantienen en el tiempo, pero hay otros que abren con bombos y platillos y cierran. El negocio es mucha perseverancia”, puntualiza.

Refiere que los resultados siempre tardan en llegar. “A veces abren una cevichería, pero como en dos meses no les da resultados, lo cambian por un chifa y, si este no da resultados, ponen una pollería. A la vuelta del año si fueron perseverantes con la cevichería ya tendrían clientela. Se necesita ser muy perseverante y mucha inversión”, señala.

Actualmente, el restaurante El Caminito generaba 4 puestos de trabajo, mientras hoy cuenta con 17 trabajadores permanentes en su planilla. “Antes los que trabajábamos éramos familiares, pero hoy tenemos otros colaboradores”, acotó.

Refiere que en los momentos más difíciles para un negocio siempre pueden ser revertidos por la buena atención y calidad de sus productos o servicios. “La gente sabe reconocer lo que recibe; entonces todos debemos apuntar a entregar lo mejor porque se trata de una inversión que da muy buenos resultados”, concluye.