free web stats


Publicado: 09/05/2018
Cambio en Perú: elecciones, por Alberto Pinillos
El periodista y docente universitario dice que este 7 octubre tendremos una nueva oportunidad para emitir un voto responsable.
Compartir Compartir
Dijo también debemos de actuar con la razón y que nadie se atreva a comprar nuestras conciencias.

@WebLaIndustria


Empieza a vivirse la efervescencia electoral en nuestro país con significativos cambios, gracias a la reforma electoral, como el de prohibir la candidatura de personas con sentencia firme por terrorismo, apología al terrorismo, violación de la libertad sexual, tráfico ilícito de drogas, colusión, peculado y corrupción de funcionarios. 


En este contexto, para las elecciones regionales y municipales del 7 de octubre los ciudadanos tendremos una nueva oportunidad para emitir un voto responsable e informado, como resultado de una evaluación rigurosa del candidato. 


Principalmente, quién y cómo financia su campaña electoral. Ya basta de corrupción, de candidatos farsantes, quienes se sirven de la política para incrementar su hambre de codicia y se mofan de los electores, porque caemos fácilmente seducidos por su discurso populista o acciones asistencialistas.


Que nadie se atreva a comprar nuestras conciencias, actuemos con la razón. Que la típica frase de “voy a votar por el menos malo”, “por quien roba pero hace obra” o por “el más carismático” no sean actitudes que heredemos a las próximas generaciones. 


Ahora tenemos los medios de comunicación, las redes sociales a nuestra disposición, para denunciar, con las debidas evidencias, actos de corrupción. Exijamos candidatos probos y cuestionemos lo que nos parece incorrecto para no ser cómplices. Necesitamos una ciudadanía mucho más atenta y vigilante. 


Que las elecciones regionales y municipales 2018, cuando estamos próximos al Bicentenario de la Independencia Nacional, sean un motivo para reafirmar nuestro compromiso con el país y con nosotros mismos. 


Ya no más votos para personas que viven de la política y se han enquistado como el más terrible cáncer en la sociedad.