free web stats


Publicado: 06/12/2017
Anomalías climáticas despiertan alerta en la provincia
Lluvias en Trujillo y truenos en quebrada de El León reviven ‘fantasma’ del Niño Costero. El mar de Huanchaco se retiró 300 metros y hecho generó temor.
Compartir Compartir

Web@LaIndustria


La presencia de dos fenómenos climáticos –normalmente inusuales por estas fechas del año, según los especialistas– provocaron una terrible alarma y gran preocupación entre la ciudadanía. Se trata de las lloviznas presentadas durante horas de la madrugada y mediodía de ayer, así como del sorprendente retiro del mar de Huanchaco, cuyas aguas se alejaron casi 300 metros.


El primer evento anómalo ocurrió desde las 4.30 de la mañana de ayer, y duró hasta las 6.30 a.m., con lluvias de regular intensidad e, incluso, truenos que mantuvieron en jaque los límites de la quebrada El León. Así lo confirmó el gerente de Defensa Nacional y Defensa Civil del Gobierno Regional, César Campaña Alemán, quien precisó que en San Ildefonso las precipitaciones fueron de baja intensidad.


Por la mañana de ayer, un grupo de ciudadanos que residen a pocos metros del balneario de Huanchaco informaron, muy alarmados, que las aguas marinas se habían retirado. Un equipo periodístico de La Industria acudió hasta el lugar y comprobó que desde la zona del badén hasta el muelle, el mar estaba retraído, dejando al descubierto, en arena rala cubierta por una delgada capa de agua, una gran cantidad de mariscos, peces de tamaño pequeño y cochayuyo (mococho) al alcance de pescadores y bañistas que aprovecharon para extraer dichos alimentos con facilidad.


“La baja de marea empezó a las 6 de la mañana hasta, más o menos, uno 200 metros mar adentro. A las 11 de la mañana empezó la llenada (el agua de mar recupera, poco a poco, su nivel en la orilla), pero, después, por la tarde, volverá a bajar (la marea) y, así, sucesivamente. Este fenómeno es normal durante los meses de enero o febrero, en el verano (estación que, oficialmente, empieza el 22 de diciembre en Perú), pero no en este mes del año”, indicó el pescador José Gutiérrez Zavaleta.


Para el reconocido biólogo liberteño, Carlos Bocanegra García, esto es la evidencia de un “trastorno climático” que, si bien se dan en el periodo de verano, “desde la época del 80 se presenta a partir de febrero”.


“Deberíamos tener información constante sobre la temperatura del mar porque ahorita está normal, entre 18 y 19 grados; pero estamos entrando al verano y si las temperaturas llegan a 27 grados, que fue lo que tuvimos en marzo último, definitivamente, vamos a tener lluvias torrenciales”, advirtió sin reparos.


Por otro lado, en cuanto a las lluvias costeras presentadas ayer, dijo que estas siempre han estado asociadas al fenómeno de El Niño y explicó que cuando la temperatura del mar se eleva a 27 grados, el agua se evapora, se condensa, forma las nubes, se precipita y cae en forma de agua pluvial. No obstante, dejó en claro que lo chubascos ocurridos ayer se dieron por un poco habitual fenómeno de trasvase.


Por lo tanto, esto configura como un trastorno climático, cuyas manifestaciones nos permiten deducir que se va a cumplir el pronóstico de un posible fenómeno de El Niño o Niña. Definitivamente ya cambiaron las características climatológicas”, puntualizó.