HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Foto: Cortesía

Por: Redacción La Industria

TRUJILLO

Publicada el 10/03/2019 - 11:31 AM

[Editorial] Más crisis a más debilidad


El premier César Villanueva presentó su renuncia en medio de un continuo descenso de la aprobación del presidente Martín Vizcarra.

Más importante que elevar el número de mujeres en el gabinete ministerial es dotar al jefe del gabinete de un equipo de colaboradores eficientes, que contribuyan a sacar al país del marasmo y de la indefinición en los que se halla sumido. La paridad de género no puede ser un objetivo de gobierno. Debe ser un instrumento para implementar políticas públicas a favor de la igualdad.

Pero he aquí que con medidas populistas y para el balcón es imposible llegar a buen puerto. Sin embargo, el presidente de la República, Martín Vizcarra Cornejo, ha prescindido de César Villanueva por razones que son fáciles de analizar. Requería mantener una popularidad que es su principal preocupación diaria y que él mismo desprotegió.

Irse a España en plena emergencia con el clima cayó mal en la población. Es cierto que las críticas fueron alentadas por un sector político que le tiene mala leche, pero también es cierto que el jefe de Estado cometió un mal cálculo al creer que nadie se lo iba a sacar en cara. Villanueva pagó así el bajón en las encuestas y se fue sin pena ni gloria.

Regresará a su redil parlamentario donde tampoco goza de una autonomía y de un margen de acción que sí se procura, astutamente, Gloria Montenegro, que tiene la habilidad para no pelearse con quienes la dotan de poder. Es más, tendrá que lidiar ahora con ella, quien criticó a Villanueva y hasta le exigió explicaciones (que él nunca respondió) al asumir el premierato.

Entretanto, nos enfrentamos a días difíciles pues se vienen las lluvias más intensas en la zona norte del país, tras amainar en la región sur. No hay planes efectivos a la vista y próximamente se cumplirán dos años del desastre de Trujillo sin nada significativo en la reconstrucción. Al contrario, son dos años para hacer una memoria de la ineficiencia y de la falta de capacidad del Estado para solucionar los problemas enormes que nos viene dejando la naturaleza.

Hay que buscar soluciones creativas, que siempre hemos reclamado, para salir del embrollo en el que nos han metido los gobernantes y autoridades. Sobre todo para llevar adelante proyectos que son urgentes. Ya es casi un hecho que Chavimochic no lo va a retomar el Estado porque hay urgencias que deben resolverse y nadie quiere hacerse cargo de su continuación. Pero resulta patético que solo la corrupta empresa brasileña Odebrecht continúe en esa y otras obras.

Por eso, y por otras debilidades del Perú, es que puede imponer condiciones, pagar una miseria de reparación civil y exigir, encima, el derecho a participar en los proyectos donde seguramente seguirá alimentando la corrupción enquistada en el Perú.

Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

Grupo La Industria - 2018