HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Foto: La Industria

Por: Redacción La Industria

TRUJILLO

Publicada el 10/02/2019 - 11:37 AM

[EDITORIAL] La escandalosa rivalidad entre el PJ y Fiscalía


La absolución de 25 presuntos integrantes de la organización "Los Pulpos de la Cruz Verde" ha generado una pelea mediática entre Poder Judicial y Ministerio Público.

Sin duda alguna, la absolución de 25 presuntos integrantes de la sanguinaria organización criminal ‘Los Pulpos de la Cruz Verde’ del distrito El Porvenir ha sido el ardoroso dedo que hizo saltar la pus de la llaga en que se ha convertido la pelea mediática sostenida entre el Poder Judicial y el Ministerio Público de La Libertad. 

Sucede que como la liberación de estos parias sociales despertó la indignación y críticas ciudadanas, los magistrados de la Segunda Sala Penal –presidida por Juan Julio Luján Castro- decidieron brindar una conferencia de prensa y explicar los motivos que impulsaron su fallo.

Y es que, según los jueces, la débil tesis, contradictorias argumentaciones, además de pobreza y falta de contundencia en la calidad de pruebas presentadas por el fiscal William Rabanal Palacios fueron los ingredientes detonantes para abrir las rejas de la prisión a los 25 supuestos facinerosos. 

El último jueves en la tarde, los magistrados afilaron toda su artillería pesada contra el mediático representante ministerial y lo tildaron de “fiscal pirotécnico”, que “presentó audios apócrifos” y “no supo sustentar adecuadamente sus alegatos orales en juicio”. Según los magistrados, Rabanal sigue una política del Ministerio Público “que fabrica fiscales del tipo José Domingo Pérez”.  Por su parte, Rabanal ha respondido, diciendo que la Policía Nacional también ha participado en el recojo de pruebas y critica que se ponga en duda el profesionalismo policial.

Sin embargo, también es cierto que, al inicio del proceso, el fiscal William Rabanal logró la prisión preventiva de 42 supuestos integrantes de ‘Los Pulpos de la Cruz Verde’ por 36 meses, es decir, tres años de sus vidas tras las rejas. No obstante, hace poco, el fiscal se retractó de seguir acusando a 17 de ellos y ordenó su excarcelación porque no encontró pruebas irrefutables para incriminarlos. En buen cristiano, Rabanal, primero, los metió presos en forma preventiva y, tres años después, pidió que los dejen ir porque no tenía elementos suficientes en su contra. 

Por ello, independientemente de la percepción que la ciudadanía se haya formado sobre este caso, la pregunta es: ¿será justo que una persona pase tres años encarcelada y, luego de haberle procurador dolor y sufrimiento, a ella y su familia, simplemente se le deje ir, pidiéndole mil disculpas por el error cometido? Eso no puede ser. La Industria cree que si bien la delincuencia debe ser erradicada y cortada de raíz, los malos precedentes fiscales tampoco deben imperar.

Valora nuestra Nota

Grupo La Industria - 2018