HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Foto: La Industria

Por: Redacción La Industria

TRUJILLO

Publicada el 09/02/2019 - 12:41 PM

[Editorial] Divorcio entre la justicia y la fiscalía


Recursos empleados por el Ministerio Público fueron desestimados por juzgado penal a cargo del caso "Los Pulpos de la Cruz Verde".

No entendemos las declaraciones del presidente de la Corte Superior de Justicia de La Libertad (CSJ), doctor Óscar Alarcón Montoya, criticando a los jueces del Segundo Juzgado Penal Colegiado Provincial de Trujillo, por absolver a 25 de los 26 integrantes de la banda ‘Los Pulpos de la Cruz Verde’. La intervención del doctor Alarcón fue respondida por los magistrados, quienes también responsabilizaron al fiscal William Rabanal de no hacer bien su trabajo.

Si nos remitimos a la autonomía de los juzgados respecto de la CSJ, Alarcón no tendría por qué haber emitido opinión, y menos aún desfavorable, para referirse al fallo y a las consecuencias que deriven de él.

Además, si en la convocatoria al Consejo Ejecutivo Distrital se esclarecieron los criterios y estándares para valorar las pruebas que presenta el Ministerio Público, nos gustaría saber qué criterios hubo para desestimar las más de 500 pruebas que Rabanal expuso. A pesar de ello, sus argumentos fueron desestimados. Y eso que las citadas evidencias eran contundentes y rotundas, tal como exige el presidente del colegiado, doctor Juan Julio Luján Castro.

Por muchísimo menos de lo que se escucha en esas grabaciones se extraditará al juez supremo César Hinostroza desde España, también objeto de registros telefónicos. ¿En qué quedamos entonces? ¿Para qué trabajó tanto el doctor Rabanal? ¿Para que se diga luego que su labor “es deficiente” y que “hacen mal a la sociedad ese tipo de fiscales, que solo se preocupan en conseguir prisiones preventivas y no en traer pruebas suficientes para conseguir condenas”?

El mundo al revés: un fiscal busca acusar a un grupo de delincuentes, que seguramente siguen celebrando el fallo que los exculpa, y el culpable es él. “Nosotros no podemos condenar a personas a las que no se les ha probado (un delito)”, advirtió Luján Castro. Pues nosotros afirmamos que sí se les había probado no uno sino varios delitos. Sus voces en las escuchas telefónicas así lo demostraban.

Como tantas veces, el esfuerzo y los recursos empleados por el Ministerio Público se han ido al tacho. Por tanto, el llamado efectuado por Alarcón Montoya a los magistrados, para que actúen “con probidad y ética”, adquiere un sentido declarativo. 

Si estamos en una lucha conjunta contra el crimen organizado, como advirtió Alarcón, y “esos niveles no pueden ser alentados por jueces que administran lo penal”, pues que se reúna para coordinar con la fiscal superior titular Carla Aurora León Aguilar, presidenta de la Junta de Fiscales Superiores del Distrito Fiscal de La Libertad, y con los titulares de las fiscalías penales. Nada se lo impide. Mejor eso a que se permita el maltrato a un fiscal que se esfuerza.

Por último, que avisen a la ciudadanía entonces si los audios grabados a ‘Los Pulpos’ sirven o no, porque hay una corrupción judicial que ya ha sido demostrada con creces.

Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

Grupo La Industria - 2018