HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

X

Foto composición: La Industria.

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 16/03/2021 - 10:23 AM

[Opinión] El dolor no pasa, por Víctor Jara


Nunca antes vi al mundo tan frágil como una hoja de papel mojado y nunca, ojalá así sea, volvamos vivir lo que estamos sufriendo.

Víctor Jara Cabanillas

victorjara@laindustria.pe

Nunca antes había sentido miedo y terror extremo, nunca antes había llorado durante varios días por los amigos y seres queridos que se fueron en el 2020, nunca antes sentí a la muerte a la vuelta de la esquina, nunca antes tuve una pesadilla real, nunca antes vi al mundo tan frágil como una hoja de papel mojado y nunca, ojalá así sea, volvamos vivir lo que estamos sufriendo.

Ayer se cumplió un año del estado de emergencia decretado por el Estado para enfrentar la pandemia desatada por el coronavirus, enfermedad de origen chino, y que hoy ha puesto al mundo de rodilla y al hombre en un esclavo de la incertidumbre y miedo a la muerte. Han pasado 360 días del inicio de esta pesadilla y he sufrido en carne propia la desesperación, el dolor, la falta de aire y lo atroz que ha resultado este virus.

El primer caso

La mañana de 15 de marzo del año pasado, La Libertad entró en pánico al confirmarse el primer caso de una persona contagiada de coronavirus. Se trataba de una joven de 14 años que vino de Madrid, España. La adolescente estuvo de viaje en Europa. Durante su paso por la capital española se infectó del covid-19. Ella llegó el 10 de marzo a Perú, el 12 de marzo le hicieron la prueba rápida y el 15 se convirtió en la noticia que nadie quería escuchar: estaba contagiada y estaba en una casa en el distrito de Huanchaco, sector Huanchaquito. 

Tras conocerse la noticia, ir a Huanchaco era el viaje a la muerte. Todos estaban muertos de miedo, el virus y la muerte rondaban el balneario más hermoso y concurrido de Trujillo. Los días pasaban y el terror se hizo más grande, la gente, producto de la cuarentena y como la única forma de supervivencia, se encerró en sus casas. 

Los domicilios parecían cárceles y sus inquilinos condenados a una pena sin fecha y amenazados a morir en cualquier momento. Para quienes desafían al virus y no cumplían con las normas, el castigo era la muerte, ya sea en las calles, en sus casas, en los pasillos de los hospitales o en una de las pocas camas de Unidad de Cuidados Intensivos de algún hospital o centro de atención exclusivo para pacientes de coronavirus. Los que se infectaban de covid, prácticamente, estaban condenados al sufrimiento y la muerte. Era una guerra sin armas ante un enemigo invisible. Y así fue. Miles se infectaron y miles murieron en completa soledad. Nadie podía acercarse a los infectados porque ponía en riesgo su vida, excepto los profesionales de salud, quienes de un momento a otro cambiaron los mandiles por lo mamelucos, mascarillas y otro cualquier vestido que signifique cero contactos con sus pacientes.

El 24 de marzo, el pánico se hizo más grande: la prensa local informó que una de las cinco personas infectadas por coronavirus en La Libertad falleció en el Hospital de Alta Complejidad Virgen de la Puerta, en La Esperanza. La paciente tenía 66 años y había sido contagiada por coronavirusCovid-19 en España. En su regreso a Trujillo, las autoridades le confirmaron su estado de salud.

 Pasaron las semanas, Trujillo y el resto de ciudades parecen urbes fantasmas y las calles estaban vacían. Encerrado el hombre, los pájaros y los ríos parecían felices. Las ambulancias y las carrosas eran unos de los pocos vehículos que transitaban las calles. La ciudad fue tomada por los militares y policías. Sí. Aunque parezca la trama de una película de terror, esa es la dura y cruel realidad que vivimos desde marzo del 2020. No se sabe qué pasará en los próximos meses, pero sí estoy seguro que falta mucho tiempo para volver a la tranquilidad. 

Un virus 500 veces más pequeño que una bacteria no puede poner de rodillas al hombre, el rey supremo de la tierra. Falta mucho tiempo, pero volvemos a la vieja realidad.


Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2020