HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

X

Foto composición: La Industria.

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 19/02/2021 - 10:04 AM

[Opinión] La levedad del ser, por Juan Vásquez


¿Tienen derecho a vacunarse los científicos responsables de los estudios clínicos de Sinopharm en Perú? Sin duda. Sin embargo, están desacreditados por el descarado ocultamiento mafioso.

Están corriendo ríos de tinta y saliva tras el escándalo de las “vacunas VIP”, inoculadas en secreto y discrecionalmente a 487 agraciados, según lista de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. El decano del colegio médico del Perú dice que son 600. Todos explotan la “vacunagate”, a su modo y estilo. Twitter es un campo de batalla y uno encuentra desde reflexivos argumentos hasta chistes negros. Y, como dosis de regalo, la prensa extranjera nos ha dejado como loco calato. ¿Por qué la cochina política torció a la ciencia? se preguntan muchos. Pero, no es cuestión de estructuras organizacionales. Es asunto de sus dirigentes que se alucinan con el “sentido del derecho”, comenta el psicólogo Jorge Yamamoto. Es decir: creerse privilegiado por ser académico, del gobierno o del “entorno cercano”. La indignación está corriendo pareja con la segunda ola, cuyo contagio ha duplicado las cifras de la peste del 2020. ¿Tienen derecho a vacunarse los científicos responsables de los estudios clínicos de Sinopharm en Perú? Sin duda. Sin embargo, están desacreditados por el descarado ocultamiento mafioso, en medio del dolor, asfixia de pacientes por falta de oxígeno y muerte de muchísima gente en hospitales, desbordados dramáticamente en salas de emergencia y en las UCI. El pinchazo asolapado a Vizcarra y familia fue el hilo de Ariadna; luego, se desató el desmadre de la semana. El escenario actual se puede interpretar con el título completo de la novela del escritor checo Milán Kundera: La insoportable levedad del ser, que parafraseamos para esta columna. La trama aborda, además del amor, la traición, la muerte, debilidades y paradojas de nosotros, simples mortales. Kundera parte de la idea del “eterno retorno” del filósofo alemán Nietzsche. En el universo del eterno retorno descansa sobre cada gesto el peso de una insoportable responsabilidad, dice el escritor. Visto desde nuestro contexto, cierto sector aupado al poder le encanta que mentes retorcidas de la historia emerjan en decisiones palaciegas y en círculos privados. Peor, se muestran como si nada. Tal reconciliación con la indolencia, mendacidad y fingida pose de políticos y de altos funcionarios del Estado, demuestra la profunda perversión moral. En este mundo todo está perdonado de antemano, todo cínicamente permitido. Por eso, el peso de la carga del eterno retorno nos agobia como país, pero, la levedad-sumado al miedo- parece que nos fastidiaran. ¡Qué terrible mito demencial!


Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2020