HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

X

Admite que hoy, la Blanquirroja es superior a la selección de su país.

Por: Redacción La Industria

EL HINCHA

Publicada el 12/11/2020 - 05:45 PM

Mario Ortiz: “Perú tendría que ganar tranquilamente a Chile”


El único chileno que vistió las sedas de Mannucci recuerda las experiencias que vivió bajo la dirección técnica de Uribe en los 90.

Escribe: Aldo Viviano Carpio

Rancagua (Chile, vía telefónica). Mañana, la selección peruana continuará su camino rumbo al Mundial de Qatar visitando a la ‘roja’ en Santiago. En la previa al Clásico del Pacífico, El Hincha ubicó al único futbolista chileno que vistió la camiseta del Carlos A. Mannucci en la década de los 90.

Mario Ortiz, quien militó en el Tricolor dos temporadas, reapareció después de mucho tiempo, no precisamente en la zaga, su habitual posición, pues desde que se fue del Perú nunca más se supo de él. Hoy, radicado en Rancagua, el exfutbolista sureño recordó anécdotas de su paso por el conjunto carlista y también se refirió al partido eliminatorio que se viene.

Con 58 años “bien vividos”, Ortiz asegura guardar gratos recuerdos de Trujillo. Su estancia en el norte fue tan cálida, que llevó a su madre durante unas vacaciones para que lo acompañe. Pero, así como hay cosas buenas que le vienen a la mente, también se incomoda cuando habla de un lío de faldas en el que se vio inmiscuido y que “a estas alturas de mi vida” prefiere dejar atrás.

“Dijeron que me calenté la cabeza, que me dieron un balazo en el glúteo por meterme con la mujer de otro. Pasaron tantos años y prefiero no recordar algo que no fue cierto. Lo importante es que hoy se acordaron de mí, tengo buena salud y vivo tranquilo”, afirma el exzaguero, padre de dos hijos, quienes a su vez le han dado ocho nietos, que son su adoración.

—Mario, ¿qué fue de ti después que te fuiste de Mannucci? 

Tuve la posibilidad de irme a Melgar, quedé en reunirme con su delegada (María Eugenia Blanco), pero me llegó una oferta del Aurora de Guatemala. Me fui, pero no me fue nada bien porque al técnico que aprobó mi contratación lo echaron al poco tiempo y regresé a Chile.

—¿Y por qué no seguiste jugando?

Me detectaron un problema crónico en la columna, estuve como un año y medio en terapias y luego se me hizo difícil volver a entrenar. Hasta ahora sigo un tratamiento para el lumbago. Tengo cinco vértebras desgastadas y es lo que pasa cuando uno juega en canchas duras.

—¿Y cómo es que llegaste a Trujillo?

—Estuve entrenando con Chaco Petrolero de Bolivia, pero tardaron en hacerme contrato. Hablé con (Juan Carlos) Letelier, que en ese tiempo estaba en la ‘U’, y me dijo para ir al Perú. Estuvimos viviendo juntos algunos meses, entrené con la reserva de Universitario, luego fui al Ciclista Lima, pero como se dio el interés de Mannucci, no lo pensé dos veces porque era la Primera División.

—¿Qué recuerdos tienes de Mannucci? 

—Los mejores, tanto de Mannucci como de Trujillo. El mejor amigo que hice fue Manuel Ganoza, con quien tengo una anécdota previa a un Perú-Chile. Durante un entrenamiento, él se puso la camiseta de Perú y pateó un penal, convirtió y luego me gritó “chileno, gol peruano” y se reía junto a todo el grupo que estaba a su lado. Había buena onda en el grupo.

—¿A qué otros compañeros recuerdas? 

—Miguel Seminario, Fabián Arias, Oscar Ibáñez, Franco Navarro y Lino Morán, jugador de una técnica maravillosa. Viví seis meses en su departamento. Soy un agradecido que me haya entrenado Julio César Uribe, era medio cascarrabias, pero un crack. Cuando se ponía a pelotear con nosotros era mejor que todos los del plantel, fácil debió jugar unos años más.

—¿Qué opinas del momento que vive la selección peruana? 

—Cuando estaba en Trujillo siempre les decía a mis compañeros que ustedes tenían una técnica a la par con los brasileños y que deberían estar peleando las eliminatorias. Hoy la selección peruana está mucho mejor. Luego de ver el partidazo que le hicieron a Brasil, en el que por lo menos merecían el empate, Perú tendría que ganarle tranquilamente a Chile.

—¿Crees que jugar sin público afecta a Chile tratándose de un Clásico del Pacífico? 

—Como vi jugar a Perú, Chile no tiene nada qué hacer, juegue con público o sin público. Gareca ha sacado lo máximo de cada uno de sus jugadores. Se les ve motivados y juegan al ritmo que él quiere y cuando están conectados todos, el equipo va bien. Chile no tiene un equipo sólido y no es problema del técnico, porque (Reinaldo) Rueda es un buen entrenador. De muchos jugadores su rendimiento no es el mismo de cuatro a cinco años atrás.

—¿Por qué esa caída luego de ganar dos Copas América? 

—Porque no hay un recambio. Rueda ha buscado jugadores en todo Chile y no hay quienes se asemejen a los de élite como Vidal o Sánchez. La responsabilidad es de los dirigentes que no han trabajado bien en el tema de formación y se ve a nivel de clubes. Colo Colo fue eliminado de la Libertadores por un equipo boliviano y en la Sudamericana apenas hay uno o dos sobrevivientes. Nos está pasando lo que a ustedes luego del Mundial de España 82. No quiero ser pájaro de mal agüero, pero veo que si Chile va a un Mundial será de acá a unos diez a quince años.


Valora nuestra Nota

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2020