HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

X

Foto: La Industria.

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 11/08/2020 - 06:05 PM

[Opinión] ¿Por qué maltratar lo que nos es útil?, por Jorge Valdez


Esta situación es preocupante porque, paradójicamente tomando en cuenta su denominación, las empleamos tan mal hasta el punto de acentuar y acrecentar la dificultad para establecer la comunicación fluida.

Por Jorge Valdez Zavaleta

La comunicación es el proceso inmediato que favorece la relación entre las personas. Todos necesitamos expresar nuestras ideas para recibir el apoyo que deseamos, compartir algún proyecto, etc.

Además, para favorecerla, contamos hoy con herramientas tecnológicas maravillosas, como son las redes sociales. Estos medios, como su nombre lo indica, sirven para vincular a las personas en pro de ratificar o afianzar nuestra naturaleza gregaria; sin embargo, a pesar de que sistemas como Facebook, Twitter, Youtube, WhatsApp, Instagram, etc. son instrumentos valiosos para interrelacionarnos, es notorio darnos cuenta de que cada vez más el mal empleo de estos medios afecta el uso correcto del idioma español.

Esta situación es preocupante porque, paradójicamente tomando en cuenta su denominación, las empleamos tan mal hasta el punto de acentuar y acrecentar la dificultad para establecer la comunicación fluida.

Aunque parezca raro, lo que nació para comunicarnos mejor se está constituyendo en el instrumento para impedir el proceso que justifica su denominación, ya que las utilizamos como excusa para escribir mal por cualquier razón y entonces impide que los mensajes lleguen sin distracciones o ruidos a sus destinatarios.

En este escenario es muy difícil aspirar a la comunicación eficiente. La evidencia más lamentable de este problema es la proliferación de textos mal escritos, los cuales presentan errores garrafales en el empleo de la tilde, letras, signos de puntuación y demás recursos de nuestro idioma.

El riesgo es que se pueden generalizar y hacer pensar que esa es la forma correcta de escribir y abren la posibilidad de ir empobreciendo nuestro idioma hasta el punto de ya no más emplearlo como lo establece la normativa.

Como todos sabemos, el acceso y uso de las redes sociales es común a tal punto que parece raro pensar que alguien reniegue de ellas o no tenga una cuenta en estas. Por esta razón, la misma tecnología es útil para arreglar diversos problemas que se generen cerca de ellas y, entonces, al mirar el problema que nos agobia en cuanto al mal empleo del idioma español, es que surge la ejecución de concursos ortográficos a través de las redes sociales como una posibilidad para erradicarlo.

La ortografía es un rasgo de la imagen del hablante que no debe verse afectada y las redes sociales son próximas a los usuarios del idioma, por eso es que si las combinamos podría lograrse buenos resultados.

En primer lugar, se aspiraría a la eliminación de prejuicios sobre la culpabilidad de las redes sociales en el deterioro de nuestro idioma porque con estos concursos se demostraría que ellas no son ni fueron responsables de los errores de escritura, por tanto ya no habría cómo satanizarlas y pedir que no las empleen.

Al contrario, muchos de los usuarios verían la utilidad que tienen como instrumentos para fomentar el correcto empleo del idioma por el dinamismo que poseen y hasta recuperarían su importancia como herramienta tecnológica y cuyo uso se hace necesario.

En segundo lugar, con la ejecución de estos concursos es válido pensar en la posibilidad de que nazca la motivación para el empleo correcto del español porque se podría generar hábitos ligados con la buena escritura debido a que serían la causa que abriría y mantendría viva la comunicación a través de estas, o sea las redes sociales se convertirían en la excusa para demostrar la calidad de usuarios del idioma español.

Obviamente, no es tarea sencilla; pero, así como proliferan los errores en los mensajes que se comparten por estos sistemas, es posible también que se afiance la correcta escritura y que los hablantes empleen los medios tecnológicos como instrumentos para lograr el desarrollo de la sociedad y el cuidado de nuestros bienes culturales.

En tercer lugar, es sabido que la costumbre influye fuertemente en la generación de hábitos y en la asunción de patrones y si de por medio está el hecho de competir mejor aún, pues es factible que se asuma como normal y necesario el brindar buena apariencia y con esto se podría acentuar el fortalecimiento de la buena imagen como usuarios de la lengua española, ya que los textos que se produjeran estarían bien escritos, lo que redundaría en el cuidado del idioma y en la progresiva disminución de los mensajes confusos por el indebido manejo del código lingüístico.

Además, es oportuno referir que a las personas nos gusta vernos bien y si los concursos logran enraizar el cultivo de la ortografía española, es seguro que este detalle formará parte de la distinguida apariencia que todos cuidaríamos y alimentaríamos cada vez que accedamos a las redes sociales para compartir con nuestros allegados.

Es decir, así como cuidamos nuestra vestimenta, zapatos, maquillaje, entre otros componentes propios del arreglo personal, también cuidaríamos las palabras, y sobre todo su escritura, al momento de relacionarnos y compartir una conversación virtual.

Por último, lo más rescatable de estos eventos sería su notoria contribución al incremento del nivel cultural de los hablantes, ya que al escribir correctamente todo tipo de mensaje que compartirían por alguna de estas redes de comunicación, o a través de otro medio, se apreciaría la calidad de estos. La cultura se expresa de distintas maneras; pero, la primera está en el manejo del idioma que nos distingue porque no somos lo que vestimos o mostramos, sino lo que decimos a través del empleo correcto de nuestro código español.

Por todo lo manifestado, la tecnología es una herramienta pertinente para el logro de grandes objetivos, ya que es un medio muy cercano a nosotros y es capaz de ayudarnos a configurar los mejores hábitos porque facilita el trabajo y motiva mucho por los atractivos que ofrece al usuario, y en el caso puntual de las redes sociales y su relación con el empleo del idioma español esta posibilidad se acrecienta porque su influencia se ha encriptado en nuestra conciencia a tal punto que nos permite conseguir situaciones increíbles.

Por tanto, si son usadas continuamente con un fin específico, es probable que este se logre de manera consistente para que perdure y constituya una muestra del aprendizaje que una persona pueda evidenciar en distintas situaciones que rodeen su actuación. Para nuestro caso, ese gran reto sería escribir correctamente.


Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2020