HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

X

Foto: La Industria.

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 06/07/2020 - 01:45 PM

[Opinión] El trabajo remoto en época de covid-19, por Jimena Camacho


Quizás este sea el mejor momento para replantear nos nuestros esquemas de trabajo y considerar la aplicación del trabajo remoto como una modalidad viable incluso una vez se haya superado la difícil crisis que atravesamos.

El COVID-19 trajo consigo complejos procesos de adaptación, que desde la perspectiva laboral involucran de manera transversal tanto a trabajadores, empresas, como Instituciones Estatales.

A consecuencia de la rápida propagación del virus, el Gobierno impuso el distanciamiento social obligatorio, generando con ello que el trabajo desde casa pase a ser una obligación y no un lujo de quienes prestan servicios en Empresas con esquemas flexibles de tiempo.

Si bien el trabajo remoto ha sido desarrollado especialmente para el contexto de la Emergencia Sanitaria, la prestación de trabajo a distancia ya era una materia abordada por nuestras normas laborales a través del “Teletrabajo”; una modalidad muy poco implementada por las empresas, quienes en muchos casos consideran que la productividad se encuentra íntimamente ligada a la presencia física de los trabajadores en sus oficinas.

Como vemos, el COVID-19 ha marcado un drástico cambio en las organizaciones de trabajo, el cual perdurará inclusive con posterioridad al levantamiento de las estrictas medidas de aislamiento social, por lo que es imprescindible que las empresas tomen las acciones pertinentes para asegurar que aquellos trabajadores quienes no puedan reincorporarse aún a sus centros de trabajo cuenten con un sistema que les permita prestar servicios desde casa de manera eficiente y segura.

Para ello no solo es necesario poner a su disposición herramientas y programas, sino que resulta obligatorio enviar una comunicación formal en la que se les informe, entre otras, las responsabilidades a su cargo, el sistema de supervisión aplicable y las medidas de seguridad y salud que deberán tener en cuenta.

En efecto, el pasado 03 de abril, el Gobierno publicó el Decreto Supremo N°080-2020-PCM, que aprueba la reanudación de actividades económicas de forma gradual y progresiva; no obstante, dicha reactivación deberá desarrollarse tomando como prioridad la vigilancia, prevención y control de la salud de los trabajadores.

En este contexto, el trabajo remoto seguirá manteniendo una presencia importante en el desarrollo de nuestras actividades laborales, por ejemplo, para el caso de trabajadores que hayan sido diagnosticados con COVID-19, y que ya se encuentren de alta, se recomienda continuar con la aplicación de trabajo remoto como primera opción.

Asimismo, no debemos olvidar, que esta medida resulta obligatoria hasta el término de la Emergencia Sanitaria (07 de septiembre) para quienes presenten factores de riesgo tales como: ser mayor de 65 años, sufrir de hipertensión arterial refractaria, enfermedades cardiovasculares graves, cáncer, diabetes mellitus, asma moderada o grave, enfermedad pulmonar crónica, insuficiencia renal crónica en tratamiento en hemodiálisis, obesidad mayor a 40 IMC y/o una enfermedad inmunosupresora.

Finalmente, no podemos dejar de considerar que esta podría ser una oportunidad para que las empresas evalúen si la presencia física del trabajador en las oficinas realmente resulta imprescindible para cumplir con las metas de productividad y los objetivos trazados.

Quizás este sea el mejor momento para replantear nos nuestros esquemas de trabajo y considerar la aplicación del trabajo remoto como una modalidad viable incluso una vez se haya superado la difícil crisis que atravesamos.



Valora nuestra Nota

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2020