HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Foto: La Industria.

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 22/05/2020 - 07:13 PM

[Opinión] ¿Qué podrá salir de este Congreso?, por Silvio Dragunsky


¿Alguien en su sano juicio puede suponer que estos congresistas dan la talla para esta tarea? ¿No será que lo que se proponen es tener espacio en TV para las próximas elecciones nacionales o las regionales del 2022?, señala nuestro columnista.

¿Comisión mixta o solo de congresistas?

Días pasados este Congreso decidió archivar el proyecto del P.E. por el cual se debía formar una comisión integrada por 3 representantes del Congreso, 3 del P.E., uno por el Banco Central y otro por la SBS para que elaboraran un proyecto de reforma integral de los sistemas previsionales existentes en el país.

En su lugar, crearon una comisión multipartidaria, de un miembro por cada bancada (son 10) para hacer lo mismo en un plazo de 5 meses.

El Presidente de la Comisión de Economía y una congresista, han declarado a la prensa que pueden tener el proyecto listo en no más de dos meses, lo que deja en evidencia que no tienen la menor idea de lo que están hablando.

¿Qué se necesita para elaborar una reforma integral del sistema previsional?

Veamos el tema un poco más en detalle:  Los sistemas previsionales deben atender los requerimientos económicos de las personas cuando lleguen a ser adultos mayores, hoy día, en nuestro país a partir de los 65 años. Y deben cubrir esas necesidades, según las expectativas de vida actuales, hasta los 84-85 años y luego las de sus derechos habientes, en caso de las viudas, razonablemente entre 5 y 10 años más.

Dado que las jubilaciones son un proceso que se va construyendo desde el primer mes del primer trabajo, habitualmente entre los 20 y 25 años, debemos entender que se trata de prever el futuro, de los que hoy se incorporan a la vida laboral, por los próximos 60-70 años.

La casi totalidad de países del mundo tienen algún sistema de cobertura del seguro de vejez. Por lo tanto, hay abundancia de especialistas, teoría y práctica sobre el tema. Las Naciones Unidas, a través de la OIT tiene consagrado el derecho a la seguridad social especialmente los seguros de enfermedad y vejez.

¿Cuáles son los insumos habitualmente utilizados para modelar sistemas previsionales? mencionaremos solo algunos para dar una idea de la magnitud del trabajo. 

Un estudio demográfico sobre los perfiles de edad actuales y su dinámica en el periodo, estudios de futurólogos, de economistas, de sociólogos, de las experiencias internacionales más destacadas y una evaluación del desarrollo de las teorías más modernas sobre el tema, que permitan tener los elementos básicos para poder elaborar las proyecciones para 20, 30 y 50 años a partir de la fecha, que son las indispensables para hacer este tipo de estudios.

A partir de estos materiales se construyen escenarios probables y deseados. Recién en ese momento se podrá cuantificar el número de aportantes y de beneficiarios proyectados y así, presupuestar las necesidades financieras.

Con esa información disponible se podrán elaborar las alternativas de distribución más adecuadas: Un pilar, dos pilares, tres pilares, ingreso básico universal, sistemas estatales, privados, mixtos, capital semilla y muchos etc. más. Con escenarios probables, coberturas deseadas, sistemas para atenderlas, aparece la necesidad de determinar qué tipo de organización se requiere para administrar el o los sistemas elegidos.

¿El Estado tiene fondos para afrontar una ampliación de la cobertura?

En un país como el nuestro, con una informalidad, antes de la pandemia, del 70% de la PEA, si nos proponemos incrementar la cobertura y establecer pensiones mínimas o Ingreso Universal Básico, debemos suponer que se requiere un aporte adicional a las cotizaciones ordinarias que no deben estar lejos del 1 o 1 ½ % del PBI. Con una presión tributaria actual del 14-15% del PBI y los requerimientos más que urgentes en sectores como salud y educación, es imposible, así como estamos, atender esta magnitud de aporte del fisco.

En consecuencia, para una reforma previsional de verdad, hay que hacer una reforma tributaria tal que incremente los ingresos del Estado al nivel de cualquier otro país en vías de desarrollo, es decir no menos del 18 al 20%.

Para intentar ejecutar estas tareas, es menester convocar a especialistas reconocidos de nuestro país y del mundo, con diversidad de ideas, escuchar sus planteos, escoger las orientaciones más factibles y adecuarlas a nuestra realidad.

Una vez definido el proyecto escogido, cuando muchos suponen que la tarea está cumplida, comienza otro problema: La transición del actual al futuro, cualquiera que este sea.

¿Querrán confiscar los fondos actuales?

La evolución de los sistemas previsionales es en “cámara lenta”. Demora años (y muchos) apreciar las transformaciones. Además, como involucra a centenares de miles de personas, que deben cobrar una mensualidad, cuesta muchísimo dinero. La transición del sistema de reparto al de capitalización, en el Perú, le ha costado al fisco miles de millones de soles.

Más de un congresista, supone que eso es facilísimo, basta con echar mano a los cuarenta y cinco mil millones de dólares de los aportantes a la AFP, y que eso permitirá repartir plata a todo el mundo que asegurará votos para su campaña presidencial del año que viene.

Seguramente en los próximos meses van a aparecer varias “interpretaciones auténticas” sobre la intangibilidad de los fondos previsionales y su constitucionalidad, tratando de demostrar que es posible su confiscación o distribución.

Es fundamental precisar que los fondos previsionales no pertenecen a las Administradoras sino a los millones de afiliados que ahorran para su futura jubilación.  Incautar o distribuir ese dinero, significará dejar sin jubilación a por lo menos 2.5 o 3 millones de personas que aportan regularmente con la seguridad de tener, más adelante, una jubilación digna. A las AFP pertenecen las oficinas, las computadoras y sus servidores, la central telefónica y pocas cosas materiales más.  Los fondos son de los aportantes.

¿Alguien en su sano juicio puede suponer que estos congresistas dan la talla para esta tarea? ¿No será que lo que se proponen es tener espacio en TV para las próximas elecciones nacionales o las regionales del 2022? ¿No será que el pensamiento es que si ahora el sistema previsional cubre a pocos, no importa que no cubra a nadie, si eso les asegura un puesto en un próximo gobierno?


Valora nuestra Nota

Grupo La Industria - 2020