HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

El ozono (O3) es una sustancia cuya molécula está compuesta por tres átomos de oxígeno, formada al disociarse los dos átomos que componen el gas oxígeno (O2). Cada átomo de oxígeno liberado se une a otra molécula de oxígeno gaseoso, formando moléculas de ozono (O3).

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 17/05/2020 - 07:47 PM

[OPINIÓN] El ozono y el coronavirus, por Alberto Ríos Carranza


El ozono actúa en la atmósfera como depurador del aire y sobre todo como filtro de los rayos ultravioletas procedentes del Sol. Sin ese filtro la existencia de vida en la Tierra sería completamente imposible; de ahí la gran importancia de la llamada “capa de ozono”.

El ozono (O3) es una sustancia cuya molécula está compuesta por tres átomos de oxígeno, formada al disociarse los dos átomos que componen el gas oxígeno (O2). Cada átomo de oxígeno liberado se une a otra molécula de oxígeno gaseoso, formando moléculas de ozono (O3).
A temperatura y presión ambientales, el ozono es un gas que desprende olores fuertes y generalmente sin coloración, pero en grandes concentraciones puede volverse ligeramente azulado. El ozono es el primer alótropo de un elemento químico que fue identificado por la ciencia. En la actualidad no se conoce bien quién lo descubrió originalmente, siendo varios los candidatos. Varios estudios apuntan a que fueron los químicos Franceses Charles Fabry y Henri Buisson quienes descubrieron en 1913 la capa de ozono.
El ozono se puede producir artificialmente mediante un generador de ozono. Tiene uso industrial como precursor en la síntesis de algunos compuestos orgánicos, pero principalmente como desinfectante depurador y purificador de aguas minerales. Su principal propiedad es la de ser un fuerte oxidante.
También es conocido por el importante papel que desempeña en la atmósfera. A este nivel es necesario distinguir entre el ozono presente en la estratósfera y el de latropósfera. En ambos casos su formación y destrucción son fenómenos fotoquímicos. La primera vez que el ozono se utilizó en la desinfección del agua tuvo lugar en 1893. Desde entonces ha ido ganando en popularidad y es empleado cada vez más por industrias y particulares.
Las principales ventajas que aporta el ozono para su uso en aguas son:

Elimina los olores y sabores del agua.
No deja residuos.
Es compatible con otros tratamientos.
No afecta el pH.
No colorea el agua.

El ozono actúa en la atmósfera como depurador del aire y sobre todo como filtro de los rayos ultravioletas procedentes del Sol. Sin ese filtro la existencia de vida en la Tierra sería completamente imposible; de ahí la gran importancia de la llamada “capa de ozono”.
El límite recomendado de exposición de ozono es de 0,1 partes por millón (ppm), o sea 0,2 miligramos por metro cúbico, calculado como una concentración ponderada de ocho horas, y a corto plazo de 0,3 ppm (0,6 mg. por metro cúbico), como una concentración ponderada de quince minutos. En función de la concentración puede producir diversos efectos en el organismo.
El ozono es eficaz, en la eliminación de bacterias, virus, protozoos, nematodos, hongos, agregados celulares, esporas y quistes.
Por otra parte, actúa a menor concentración y con menor tiempo de contacto que otros desinfectantes.Según algunos entendidos, el ozono es el desinfectante más eficiente para todo tipo de microorganismos. En alguna documentación se detalla que, con concentraciones de ozono de 0,1-0,2 mg/L.min, se consigue una inactivación del 99% de rotavirus y poliovirus, entre otros patógenos estudiados, pertenecientes al mismo Grupo IV de los Coronavirus.
Está demostrado que el ozono es al menos diez veces más potente que el cloro como desinfectante. Según los entendidos, el ozono es el desinfectante más eficiente para todo tipo de microorganismos. Por lo tanto, el empleo de ozono, para la desinfección de aire y superficies resulta mucho más recomendable que el uso de otros desinfectantes, aparte de por su eficacia, por su rápida descomposición, que no deja residuales peligrosos.
Los beneficios del uso de las cabinas de ozono son los siguientes:


- Desinfección rápida en 5 segundos de cualquier tipo de virus, patógeno, bacteria que se pueda adherir al cuerpo, a los accesorios y a los zapatos.
- Es totalmente inocuo al ser humano, no genera ningún efecto tóxico, no usa químicos.
- No moja, sino humedece el cuerpo con partículas microscópicas.


Valora nuestra Nota

Grupo La Industria - 2020