HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Katty Martínez es activista feminista

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 27/02/2020 - 05:39 PM

[OPINIÓN] Amiga, date cuenta


"Qué fácil se nos hace culpar a la víctima de su propia agresión y justificar de esta manera al verdadero agresor".

“Yo no entiendo cómo es que sigue con ese chico, o sea amiga date cuenta, qué le pasa, hasta en la cara se le ve que es violento”, “Era que se vaya a la primera, yo jamás dejaría que me hagan algo así”. He escuchado esas frases y muchas parecidas, con el mismo fondo, en donde alguien se pregunta por qué diablos la víctima no se da cuenta de lo que pasa en su entorno, porque sigue en una situación violenta o pone en peligro su integridad, y muchas veces con ese hashtag de “amiga date cuenta”, lo más lamentable es que lo he escuchado en muchos círculos de mujeres.

Qué fácil se nos hace culpar a la víctima de su propia agresión y justificar de esta manera al verdadero agresor. No todas las situaciones de violencia son tan evidentes con moretones, violaciones, huesos rotos o gritos. Muchas veces, incluso, no nos damos cuenta que la persona a nuestro lado es violento o un feminicida en potencia. No es que seamos bobas, que no tengamos sentido común o, como escuché muchas veces que “no tengamos el útero” para irnos, lo cierto es que la espiral de la violencia empieza anulando el sistema de defensa de las mujeres, esas alarmas en nuestro cabeza que nos hacen ponernos a buen resguardo simplemente ya no existen. 

Cuando escucho esa frase tan manida e indolente “amiga, date cuenta” recuerdo al policía que se demoró horas en atender mi denuncia pese a que estaba con la nariz rota, rememoro al fiscal que no hizo nada por mi caso dándole principio de oportunidad (quizás de seguir agrediendo a más mujeres) al sujeto que me golpeó, a mí y a otras, es como escuchar nuevamente a esa señora dueña de un bar céntrico defendiendo a su cliente estrella y llamándome mentirosa, entre otras cosas. 

Esa frase refleja la falta de empatía y lo simplista que puede ser a veces nuestro razonamiento. Sé lo exasperante que puede ser tratar de ayudar a alguien que aún no sabe que necesita ayuda, pero sé también la mucha paciencia y cariño que necesita una persona a quien le han destruido el amor propio, que tiene ansiedad, depresión, y siente que ya no vale la pena seguir. 

Si tienen a alguien que necesita ayuda, no le hagan sentir que es tonta o dejada por no “darse cuenta”, refuercen su autoestima, bríndenles su compañía, denles su silencio cuando ella hace catarsis, a veces no se necesita que le hagan ver que se equivocó solo ser escuchadas. Cambiemos el discurso, dejemos nuestro machismo cargado de superioridad, y seamos más humanos.


Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

Grupo La Industria - 2020