HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Por: Redacción La Industria

TRUJILLO

Publicada el 14/02/2020 - 09:24 AM

[EDITORIAL] Un gabinete pararrayos


Qué está pasando con el gobierno de Vizcarra que está provocando la renuncia de sus ministros.

Está claro que, a estas alturas del partido, no abrigamos ninguna expectativa con la renovación parcial del gabinete ministerial que preside Vicente Zeballos. El presidente de la república Martín Vizcarra tomó juramento a los cuatro ministros que reemplazarán a los salientes titulares de Energía y Minas, de Justicia, de Transportes y de Educación. No hay novedades y son funcionarios discretos que harán una labor política. El objetivo que busca el Ejecutivo es acomodar un gabinete que no se puede convertir en fuente permanente de controversias, como lo fue el Congreso que el mandatario cerró el 30 de septiembre del 2019. Es lo que pretende evitar el jefe de Estado. 

Sin embargo, entre esa pretensión y la realidad hay un tramo plagado de irregularidades. A raíz de lo que sostuvo el renunciado procurador ad hoc del Caso Lava Jato Jorge Ramírez, ayer por la mañana, la renuncia de Ana María Revilla era de cajón en Justicia. El abogado aseguró que Revilla lo llamó para organizar la reunión entre representantes de la constructora Odebrecht con el ministro de Energía y Minas, Juan Carlos Liu. Añadió que él sí la llamó, el 23 de diciembre, pero para advertirle que la corrupta firma brasileña planeaba demandar al Estado peruano ante el CIADI. Eso finalmente lo hizo la semana pasada, por 1.200 millones de dólares. 

Según Ramírez, Liu lo citó a su despacho y, en ese ínterin, Revilla ya había llamado a este, quien estaba enterado de la demanda. Ella ahora lo niega después de tres días de silencio, al igual que Zeballos. Obviamente, tenía que irse. Antes de eso, Liu también se fue porque había realizado consultorías para Odebrecht en el 2010. Fernando Castañeda Portocarrero, hasta ayer viceministro de Justicia, reemplaza a Revilla. Nada nuevo. Susana Vilca entra por Liu en el Minem. Tampoco nada nuevo. Flor Pablo también se va y la reemplaza el jefe de la Sunedu. Lo clave es que se aprovecha el pánico para que, muy solapadamente y sin levantar polvareda, Edmer Trujillo deje Transportes y Comunicaciones. El ministro cuya permanencia en el gabinete ponía en aprietos a Vizcarra porque lo acompañó en la gobernación regional de Moquegua. 

Como gerente regional, Trujillo tuvo una cuestionada gestión. Está claro que Vizcarra busca que Odebrecht le ocasione el menor daño posible porque Zeballos debe ir a pedir la confianza al nuevo Congreso. Asistir con ese tremendo pasivo le puede ocasionar zozobra, a un con sus nuevos aliados. Por eso, este gabinete cumple la función de pararrayos, para detener los fulminantes truenos que la corrupta empresa brasileña lanza sobre la frágil institucionalidad nacional.



Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

Grupo La Industria - 2020