HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

X

Foto: internet

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 12/01/2020 - 04:17 PM

[Opinión] ¿Cómo se paga una derrota?, por Ricardo Vera


El escritor y docente Ricardo Vera Leyva realiza algunas precisiones sobre el uso correcto del lenguaje.

Escribe: Ricardo Vera Leyva

En los textos periodísticos, especialmente en aquellos relacionados con el deporte, coexisten las expresiones «pagar caro la derrota» y «pagar cara la derrota». Consignamos aquí las evidencias: «Sin dudas, el DT de Independiente ya empezó a pagar cara la derrota» (bolavip.com, 24/2/2019); «El entrenador cochabambino pagó caro la derrota que sufrió ante San José en Santa Cruz» (goal.com, 14/11/2017). ¿Cuál es la forma correcta?

En realidad, ambas son correctas. Según el «Diccionario de la lengua española» (DLE), el vocablo ‘caro’ puede funcionar como adjetivo o como adverbio. Si se lo emplea en función adjetiva, debe concordar en género y número con el sustantivo, como ocurre en el siguiente ejemplo: «El individuo pagó cara su osadía y pagará muy caros sus errores». Nótese que ‘cara’ y ‘caros’ concuerdan con ‘osadía’ y ‘errores’, respectivamente.

Si, en cambio, ‘caro’ se usa como adverbio, permanece invariable. El ejemplo anterior podría reformularse así: «El individuo pagó caro su osadía y pagará muy caro sus errores». En este caso, la palabra que nos ocupa significa, de acuerdo con el DLE, «A un precio muy alto». Y se pagan a ese precio —es decir, muy caro— no solo una derrota ignominiosa, sino también una ambición desmedida, el empleo de una estrategia errónea y una decisión equivocada.

La yapa. No debe confundirse «pagar caro (o cara) la derrota» con «vender caro (o cara) la derrota». En el fútbol, y en otros deportes, la primera alude a las consecuencias onerosas de un resultado adverso —una derrota puede acarrear, verbigracia, la eliminación de un equipo o la destitución de un entrenador—; la segunda se refiere, más bien, a no arredrarse, pese a las circunstancias desfavorables de un encuentro. Supone, en ese sentido, ponérsela (la victoria) muy difícil al adversario y, claro, morir de pie.


Valora nuestra Nota

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2020