HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Por: Redacción La Industria

TRUJILLO

Publicada el 02/12/2019 - 08:43 AM

[EDITORIAL] Incoherencias


Muchos temen que ahora que la líder de Fuerza Popular está libre, volverá a mover sus hilos contra el gobierno de Martín Vizcarra

Cerramos la semana que pasó con diversos hechos menudos, grandes y regulares, que demuestran la baja preparación cívica de la población y la forma como podrían darse los resultados de las elecciones legislativas del próximo enero. Hay una irritación y una crispación enormes frente a la liberación de Keiko Fujimori. Muchos temen que ahora que la líder de Fuerza Popular está libre, volverá a mover sus hilos contra el gobierno de Martín Vizcarra para conseguir copar el Congreso con legisladores que le son funcionales a su proyecto político. ¿Pero no es acaso que se clamaba por el cierre del Congreso para convocar a nuevas elecciones? 

Entonces, pues, dejemos la chilla a un lado y enfoquémonos a la tarea de separar la paja del trigo para elegir a buenos representantes. En nuestro caso particular, busquemos a quienes puedan ofrecer al departamento una tarea honesta y dedicada, aparte de los compromisos partidarios. Los congresistas que tuvimos hasta hace unos meses, cuando Vizcarra cerró el parlamento, respondieron de una manera vergonzosa a los dictados de sus partidos políticos y a los intereses subalternos de sus dirigentes. 

¿La región y sus proyectos les preocuparon algo? Para nada. Pero el problema es mayúsculo porque se ha descubierto que los 22 partidos políticos que presentan listas al Congreso lo hacen con personas que tienen procesos judiciales civiles y hasta penales en curso. Es decir, será más de lo mismo. Tendremos un Congreso plagado de personajes de bajísima estofa, condicionados por un pasado nefasto reciente que los hará preocuparse por su situación personal y no por lo que realmente requiere el país, mucho menos la región.

Otro asunto no menor es la salida del Instituto de Radio y Televisión del Perú de Hugo Coya, hasta ayer su presidente ejecutivo. Su reemplazante ya asumió funciones y se ha echado al también exdirector de LA INDUSTRIA de Trujillo de “modo intempestivo” y mucho menos con coordinación previa y consensuada, como arguyó el ministro de Cultura Francesco Petrozzi más temprano. Coya desmintió al alto funcionario desde Madrid. Fue una decisión vergonzosa que priva a la institución de un periodista valioso, que le dio a IRTP una serie de logros traducidos en premios y la suscripción de convenios numerosos con instituciones extranjeras de mucho relieve. Es cierto que los cargos de confianza tienen fecha de caducidad, pero la salida de Coya se dio de mala manera, por razones espurias y hasta ahora no aclaradas del todo. Muy mal en todo.



Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

Grupo La Industria - 2019