HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Por: Redacción La Industria

TRUJILLO

Publicada el 06/11/2019 - 08:45 AM

[EDITORIAL] Por qué no te callas


Odebrecht merece ser castigado por las coimas que realizaron sus funcionarios y el Estado no debe ceder.

Cuando éramos muy condescendientes con Gloria Montenegro por su salida limpia de Alianza Para el Progreso, la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables suelta una reflexión para la posteridad: si por ella fuera, pagaría 10 mil millones (¿soles, dólares?) a Odebrecht para que la corrupta empresa siga revelando quiénes son sus cómplices peruanos y de esa forma que se conozca “la verdad”. Pero resulta que ese exabrupto convierte a Montenegro en más papista que el papa. Ni los fiscales José Domingo Pérez y Rafael Vela, artífices de ese pago cuestionadísimo, se atreverían a tanto. Somos el único país de Sudamérica que le paga a una empresa que vino a robar al Perú. Es como si atraparan al ladrón que entró a nuestra casa con sus compinches, estos huyen y le pagamos para que los delate. 

Lo mismo ocurre con Odebrecht. Son delincuentes que no merecen ninguna consideración porque vinieron con un plan armado de antemano, es decir, actuaron con premeditación, alevosía y ventaja. Además, Montenegro no ha hecho las sumas y las restas en el pago de los S/ 524 millones a Odebrecht por las obras de la hidroeléctrica huanuqueña de Chaglla. Una ‘delación premiada’ como esta debe verse como un negocio redituable, en este caso para el país. Si se va a entregar esa suma exorbitante a los corruptos brasileños, es perfectamente exigible que la devolución se monetice igual. 

Pero resulta que los delatores, encabezados por Jorge Barata y otros exfuncionarios brasileños de Odebrecht, dosifican y revelan solo lo que les conviene, amparados en un acuerdo entre los Ministerios Públicos peruano y brasileño que, lógica mente, ampara a la constructora. La fiscalía brasileña actúa como garante de Odebrecht, con el interés legítimo de desentrañarla trama de corrupción y, de paso, recuperar la plata que la empresa la birló al Brasil. Pero ese asunto no es nuestro. Barata habla lo que le da la gana, se enfada si lo presionan y el Perú no ha recuperado nada de lo que le robaron unos extranjeros a quienes el país, confiado, les abrió las puertas generosamente. Claro, como no es plata de Montenegro, a ella qué le interesa. 

Ser dadivoso con plata ajena es muy cómodo. Para colmo, la ex alcaldesa accesitaria de Trujillo le enmienda la plana a su jefe, en este caso el presidente Martín Vizcarra, quien hace dos semanas expresó su desacuerdo (al menos declarativamente) con desembolsar ese dinero. Por eso apuntamos que ella es más papista que el papa. Por esas expresiones irracionales y poco reflexivas es que Montenegro ha recibido todas las críticas que le formularon ayer, venidas de diversos sectores, sobre todo de la ciudadanía.


Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

Director Periodístico:
Juan José Bringas Céspedes

Proyectos Digitales:
Franco Larios Martinez

Ventas Digitales:
Ana Peralta Sanchez
Cel. 941 855 561
aperalta@laindustria.pe

Central Telefónica:
044-295757

  • PUBLICIDAD
  • WhatsApp :
    949 711 344

  • ANUNCIOS
  • 949711344 / 949375892 / 949375893

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2019