HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Por: Redacción La Industria

TRUJILLO

Publicada el 09/10/2019 - 08:59 AM

[EDITORIAL] Aprender de errores


No es cuestión, entonces, de presentar candidatos chauchillas o de rango menor, para reservarles el plato de fondo a los popes

Al igual que en 1992, cuando después de que funcionara el Congreso Constituyente Democrático fujimorista hubo elecciones generales, que sirvieron para legitimar al gobierno de Alberto Fujimori, cerrado el Congreso de la República por decisión del presidente Martín Vizcarra se ha dado la largada para las próximas elecciones legislativas de enero del 2020. Y, por supuesto, comienzan a asomar los candidatos a ese periodo legislativo que durará 15 meses. Para algunos, esta es una pérdida de tiempo, una inversión que con seguridad no harán y un sacrificio que no se condice con el corto periodo legislativo en el que ejercerán unos cargos que fenecerán sin tener la oportunidad de repetir el plato en las elecciones generales posteriores. 

Porque, según la ley, no hay reelección inmediata, ni de congresistas ni de cargos en el Ejecutivo, por lo que estas personas darán paso a nuevos legisladores que sí permanecerán cinco años, hasta julio del 2026. La ley establece, asimismo, que los partidos con inscripción vigente en el Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) deben participar, sí o sí, en todo proceso electoral. No es cuestión de elegir ni de sustraerse. No. Si no participan, pierden su inscripción. Estas elecciones, llamadas complementarias, deberían estar destinadas entonces a que los partidos políticos, frentes o movimientos presenten lo mejor de sí. 

No es cuestión, entonces, de presentar candidatos chauchillas o de rango menor, para reservarles el plato de fondo a los popes o pesos pesados de toda la vida. Así lo entendemos todos y así es como debe funcionar la democracia en el país, signada esta vez por las circunstancias y por una decisión presidencial que es discutible pero que es, a la vez, un hecho. El Congreso complementariono servirá  de nada sino se hacen las reformas que se necesita implementar para que en el periodo 2021-2026 tengamos una representación nacional decente, y no los “pillos y semianalfabetos” a los que se refirió recientemente MarioVargas Llosa. No obstante todo eso, deben cambiar muchas cosas. En primer lugar, las campañas electorales que son desastrosas y llenas de vicios. Acá hay candidatos y partidos acostumbrados a infringir las más básicas normas de convivencia en las calles y otros espacios públicos. No se los sancionó en las pasadas elecciones del 2018 y sería lógico que se los sancione ahora. Y tampoco hay que darle el voto a personajes vomitivos, ahora ni después, porque solo nos harán repetir el mismo circo de toda la vida. Ya están asomando sus garras y hay que rechazarlos y despreciarlos.


Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

Director Periodístico:
Juan José Bringas Céspedes

Proyectos Digitales:
Franco Larios Martinez

Ventas Digitales:
Ana Peralta Sanchez
Cel. 941 855 561
aperalta@laindustria.pe

Central Telefónica:
044-295757

  • PUBLICIDAD
  • WhatsApp :
    949 711 344

  • ANUNCIOS
  • 949711344 / 949375892 / 949375893

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2019