free web stats


Gestión ambiental no solo recae en MPT
Autor: - Fecha: 2018-04-16 15:21:13
Compartir Compartir

Web@LaIndustria


La nueva flota vehicular del Servicio de Gestión Ambiental (Segat) de la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT) ha comenzado a operar este fin de semana, con modernos camiones que recogen la basura y desperdicios que los vecinos, manejadores de negocios y empresas constructoras dejan en la calle. 


El impacto ha sido positivo. Ver a los empleados correctamente uniformados y con implementos de seguridad, para protegerse, ha sido bien recibió por la gente. No han faltado, sin embargo, quienes todo lo critican y que ven este adelanto en el recojo de la basura un negociado que está a cargo de los funcionarios municipales. 


Nunca estamos contentos. Si se avanza, se critica. Y si no se avanza, se critica porque no se consigue hacerlo. Pero hay que reconocer que las nuevas adquisiciones de vehículos y la entrega de elementos de seguridad sanitaria es algo que estábamos esperando. 


Recordemos cómo era antes: camiones que no cumplían con las mínimas condiciones para procesar la basura mientras circulaban, trabajadores expuestos al contagio de enfermedades por no usar mascarillas, guantes ni elementos aislantes. 


¿Eso queremos nuevamente? Trujillo es una de las tres ciudades más importantes del país, en términos de población y de servicios. Era vergonzoso mostrar deficiencias de esa magnitud en el recojo diario de la basura. 


Lo cual no significa que todo haya cambiado de la noche a la mañana. Aún falta por recorrer un largo camino que se conseguirá con la ayuda de todos, porque el mantenimiento no es asunto únicamente de las autoridades ediles de la MPT y de los municipios distritales.


Acostumbrados como hemos estado a niveles de salubridad del cuarto mundo (aunque nos avergüence decirlo), hemos permitido que crezca y evolucione la gestión ambiental sin asumir responsabilidades propias. 


Las imágenes que hemos publicado muestran que los trabajadores del Segat aún deben lidiar con malas costumbres enraizadas en los vecinos. 


Por ejemplo, el más común: se arrojan los desechos a la pista para que los barredores los recojan. Al lado de las bolsas o paquetes de basura hay desperdicios. Eso no puede ser posible. 


Hay que multar sin miramientos a los incívicos que mantienen esas conductas propias de las cavernas.