free web stats


Burocracia y la corrupción
Autor: - Fecha: 2018-08-10 16:21:44
Compartir Compartir

El término burocracia viene del francés“bureaucratie”, y este de “bureau”, oficina, escritorio. En un sentido original, que se traslada al uso común, burocracia se asocia a ineficiencia, pereza y derroche de medios. Así, comúnmente se usa de manera peyorativa. 


No obstante, de acuerdo al análisis sociológico de Max Weber, el sistema tiene connotaciones más positivas, en que es una forma de organización y administración más racional que las alternativas, que se caracterizan como sistemas basados en aproximaciones “carismáticas” o “tradicionales”. 


Weber definió a la burocracia como una forma de organización que realza la precisión, la velocidad, la claridad, la regularidad, la exactitud y la eficiencia conseguida a través de la división prefijada de las tareas,de la supervisión jerárquica, y de detalladas reglas y regulaciones.


Weber reconoce que las burocracias pueden causar problemas de“papeleo”, muchos trabajos burocráticos pueden resultar tediosos,ofreciendo pocas oportunidades para el ejercicio de las capacidades creativas. 


Entonces,mencionamos con frecuencia las palabras ‘burocracia’ y ‘burócrata’ en forma despectiva y sin saber muchas veces su verdadero significado. El diccionario de la Academia de la Lengua Española nos da una escueta definición: “Clase social que forman los empleados públicos”.


Otra según el diccionario Webster es: “La administración del Gobierno por medio de departamentos y subdivisiones, manejadas por grupos de empleados designados, que siguen rutinas inflexibles”. 


La Enciclopedia Británica la define así: “Un cuerpo profesional de empleados, organizados en una jerarquía piramidal, que funciona bajo normas y procedimientos uniformes e impersonales”. 


En la vida diaria se suele catalogar también como burocrática la conducta de los empleados de muchas grandes empresas, bancos, e instituciones,tanto públicas como privadas,y en general se la asocia con el comportamiento rígido y poco amable de los trabajadores para con los clientes, o usuarios, lo cual contradice el saludable principio de que el cliente merece la mejor atención y servicio, propio de exitosas prácticas de mercadeo, enmarcadas dentro del concepto de calidad de servicio.


Que haya demoras no solo es culpa de la burocracia; muchas veces se debe a una actitud de los funcionarios que pretenden lucrar con las necesidades y a veces angustias del ciudadano.