Publicado: 14/07/2017
Conozca las causas de despido de huelguistas
Trabajadores que durante una paralización toman el local de la empleadora pueden ser echados a la calle por falta grave. Sepa lo que debe evitar.
Foto: referencial.

Mediante Casación N.° 5333–2016–Loreto, la Corte Suprema de la República, ha señalado que los trabajadores que incurren en actos de extrema violencia, grave indisciplina o toma de instalaciones del centro de trabajo durante el ejercicio del derecho a la huelga, pueden ser despedidos por falta grave prevista en el inc. f) del art. 25 del D.S. N.° 003–97–TR.


La huelga es la suspensión colectiva del trabajo, tiene por objeto defender los derechos e intereses socioeconómicos o profesionales de los trabajadores, realizada por los trabajadores agrupados en una organización de defensa, que generalmente son los sindicatos; por tanto, determina la abstención total de las actividades de los trabajadores en ella comprendidos; suspende todos los efectos de los contratos individuales de trabajo, inclusive la obligación de abonar la remuneración, sin afectar la subsistencia del vínculo laboral (ni la antigüedad para CTS); impide retirar del centro de trabajo las maquinarias, materias primas u otros bienes, salvo circunstancias excepcionales con conocimiento previo de la Autoridad de Trabajo; asimismo, el empleador está impedido de reemplazar a los trabajadores en huelga con otros trabajadores externos o de la misma empresa. 


Sin abusar


Si bien el ejercicio de la huelga constituye un legítimo derecho de los trabajadores, ello no los habilita a efectuar un uso abusivo del mismo, sino que por el contrario su ejercicio debe respetar los bienes y derechos de los demás trabajadores; por tanto, cuando los trabajadores durante el ejercicio de este derecho atenten gravemente contra los bienes de propiedad o que estén bajo custodia del empleador, o causen perjuicios al empleador, sus representantes u otros compañeros de trabajo, habrán incurrido en falta grave y por tanto, susceptibles de ser sancionados incluso con el despido.


En efecto, el artículo 79.° del TUO de la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo señala que la huelga debe desarrollarse necesariamente en forma pacífica, sin recurrir a ningún tipo de violencia sobre personas o bienes; en tal sentido, cuando se rompe tal pacificidad, los trabajadores pueden ser pasibles de incurrir en infracciones laborales, civiles, administrativas e incluso penales.


Asimismo, los trabajadores deberán abstenerse de recurrir a la violencia u obstruir el ingreso de los trabajadores que no acatan la medida de fuerza, ya que la Autoridad de Trabajo podría declarar la ilegalidad de la paralización y, por tanto, los trabajadores estarán obligados a retomar sus labores.