Publicado: 18/04/2017
“Yo siempre intento escribir desde la sinceridad”
En amena entrevista, el escritor y editor trujillano Gonzalo del Rosario presenta en Barcelona, España, su libro Cuentos Pakemarse.
Narrador cuenta como se gestó el nombre de su primer hijo literario.

Gonzalo del Rosario cruzó el charco. Un día decidió viajar a Barcelona para estudiar un máster, pero ese periplo por el Viejo Continente le ha servido para darle una nueva perspectiva sobre su trabajo en el mundo de las letras.


–Los caminos del gusto por escribir literatura son diversos, en tu caso, ¿cómo se dio este descubrimiento?


–En mi caso fue el entorno familiar, mi padre es economista pero con alma de literato. Fue él quien no solo me enseñó a escribir, sino que me recomendaba los libros de su biblioteca: Vargas Llosa, Gabo y Bryce fueron lecturas casi de mi infancia (…) Creo escribir fue solo una consecuencia de ello.


–Dirías que fue un proceso natural…


–Sí claro, leía muchas revistas y cómics de niño, luego pasé a las obras literarias, supongo que de tanto leer terminas escribiendo más fácilmente, pero para ello también debes tener algo que decir y querer decirlo...


–Justamente, quería preguntarte eso. Gabo decía que escribía para que lo quieran más;  otros paran exorcizar sus demonios. ¿Por qué escribe Gonzalo del Rosario?


–Es la pregunta que me hago a diario. Yo creo que coincido con lo que piensa Gabo (…) en mi caso prefiero estar muy tranquilo para sentarme a escribir, que los recuerdos y las ideas hayan reposado. Por eso cuando acabo un cuento y me convence, me relajo. Escribo porque me divierte mucho hacerlo.


–Leyendo algunos de tus cuentos, veo que tienen como  protagonistas a personajes jóvenes, desencantados y con cierta amargura. Además los desenlaces son agridulces. ¿Son elementos que responden al título de tu cuentario?


-(…) es probable que fuera porque, a pesar de que estas narraciones, inicialmente publicadas en mi blog, recibían todo tipo de comentarios, cuando las mandaba a concursos no les daban ni una mención honrosa (risas). Entonces es probable que me dijera: "no estas historias deben desaparecer... ser quemadas..." (…)


– ¿Cuánto de autobiográfico hay en tus historias?


–Negar que hay mucho de autobiográfico sería un despropósito. Sin embargo, me gusta escribir en clave, tomar un poco de todo y crear algo nuevo. A ver quién se reconoce en tal o cual personaje.


– El hecho de publicar es también exponerte un poco: tu intimidad, la crítica literaria, los inevitables celos de los colegas de oficio... ¿Estás consciente de esos riesgos?


–Hay de todo, es parte de cualquier oficio. Me han dicho y escrito de todo. En especial porque los temas que abordo no suelen ser los políticamente correctos. Sin embargo, tengo demasiados libros en cola como para perder el tiempo en polémicas de Facebook.


–En tu libro incorporas la jerga de la juventud peruana y también letras de canciones en inglés, ¿cuánto ayuda eso en tu propósito narrativo?


–Siempre he intentado escribir desde la sinceridad. Si mis personajes hablan así, no soy nadie para corregirlos. Luego, si incluyo letras de canciones en inglés es porque mis películas favoritas tienen buenos soundtrack, y quería dotar a mis narraciones también de su propia banda sonora.