Publicado: 20/03/2017
Sicólogo aconseja manejar la emoción durante huaicos
Especialista Dante Cabos Yepes pidió a los liberteños que sufren los estragos del ‘Niño Costero’ sobrellevar la ansiedad por la tragedia.
Compartir Compartir
A mantener la calma y evitar padecer patologías que afecten la salud.

El sicólogo Dante Cabos Yepes recomendó a los liberteños, quienes sufren el impacto del denominado ‘Niño Costero’, manejar la ansiedad propia de esta tragedia a fin de evitar que ese estado de agitación se convierta en una patología que afecte su salud.


“Esta situación desafiante de la naturaleza provoca ansiedad en la gente, que debe ser combatida. Para ello las personas deben buscar en su interior procesos para apaciguar esa zozobra”, explicó.


Una manera de acabar con la ansiedad es permitir el afloramiento de sentimientos humanos como el humanismo y la solidaridad. “Los ciudadanos deben apoyarse entre ellos. Esta es una excelente manera de enfrentar los estragos de la naturaleza”, continúo.


Desde el miércoles 15 hasta el domingo 19, Trujillo ha soportado seis desbordes de la quebrada San Ildefonso, cuyas aguas han cruzado las ciudades desde El Porvenir hasta Buenos Aires.


Por su parte, el sicólogo Carlos Marchena Cárdenas, integrante de la Dirección de Salud Colectiva del Instituto Nacional de Salud Mental “Honorio Delgado – Hideyo Noguchi”, explicó que sentir angustia o desesperación ante los desastres naturales es una respuesta habitual de las personas ante situaciones anormales. Pero cuando esta angustia dura por más tiempo, genera problemas de ansiedad y estrés postraumático que pueden afectar la salud mental de las personas.


El Psicólogo Marchena señala que una situación de emergencia, de cualquier naturaleza, es un impacto psicológico muy estresante. El sufrimiento, el miedo son condiciones que afectan a la mayoría de las personas y se consideran respuestas psicológicas naturales y transitorias ante eventos traumáticos significativos.


El especialista indicó que inmediatamente después de una tragedia viene dos momentos: el primero de incertidumbre en el que no podemos creer lo que estamos viviendo y el segundo, de ansiedad, desorganización personal y emociones fuertes.