Publicado: 20/03/2017
Panorama del Centro Histórico de Trujillo es desolador
El cercado amaneció lleno de tierra y lodo, en algunas cuadras la pista y veredas han desaparecido bajo una gruesa capa de barro y arena.
Compartir Compartir
Selección de fotos exclusivas de La Industria.

El Centro Histórico de Trujillo ha cambiado por completo luego de soportar seis desbordes de la quebrada San Ildefonso. El panorama es de calles llenas de barro y, por sectores, de agua aún discurriendo.


En casi todas arterias el lodo ha cubierto por completo las calzadas y la veredas. El nivel de la tierra incluso supera los 20 centímetros. En la cuadra 2 de la calle Gamarra, los vecinos utilizan palanas para retirar el barro de sus puertas. Algunos, incluso, retiran sus bienes y enseres como televisores y muebles.


El tránsito vehicular es caótico. La ausencia de policías es evidente.


Se pudo corroborar que gran cantidad de taxis, colectivos (que vienen de La Esperanza) y micros optan por no transitar por las zonas del Parque Manuel Arroyo, Coliseo Gran Chimú, avenida España, avenida Jesús de Nazareth (frente a la UNT) por las ingentes cantidades de barro y agua que aún discurre por ahí.


Ante ello, la gente se ve obligada a enrumbar hacia sus trabajos, en su mayoría, a pie. Por la avenida Manuel Vera Enriquez, frente al coliseo Chimú se puede apreciar verdaderos bancos de tierra y por el estadio Mansiche discurre el agua con cierta velocidad, al parecer por la rotura de una tubería de desagüe.