Publicado: 14/03/2017
Liberan a sindicado de dirigir banda de extorsionadores
Desde el año pasado a la fecha han salido libres unos 50 imputados y preocupa que siga pasando lo mismo. Imputado abandonó Challapalca.
Carlos Portilla Rodríguez ‘Locasho’ tenía el plazo de prisión preventiva vencido.

El juez superior y expresidente de la comisión de implementación del Nuevo Código Procesal Penal, Víctor Burgos Mariños, no pudo ser más preciso y oportuno, cuando en entrevista ofrecida a La Industria advirtió que en los próximos meses se darán una serie de libertades procesales (por exceso de carcelería) a favor de cabecillas de bandas y presuntos integrantes de las mismas, puestos tras las rejas durante sonados megaoperativos policiales desde el 2013 a la fecha.


Permanecer encerrados en diferentes cárceles del país, con el plazo de prisión preventiva vencido, sin que reciban sentencia en primera instancia, sin juicio oral en marcha ni acusación fiscal en su contra, originará que estos, a través de sus abogados, soliciten su libertad inmediata, tal como la norma lo demanda.


‘Locasho’ ya está afuera


Sin embargo, este es un problema que ya está a cuestas. De acuerdo a información del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe), 40 imputados de los delitos de homicidio, extorsión y asociación ilícita abandonaron sus celdas el 2016 por libertad procesal, es decir por culpa del sistema que no ha podo abrirles proceso penal en su contra y determinar su responsabilidad. De enero a febrero de este año, otras diez personas, a quienes también se les vinculó con organizaciones criminales, dejaron los distintos penales donde estaban presos, por la misma razón. Hace una semana, uno de los que ganó la calle, bajo el mismo motivo legal, es Carlos Jonatan Portilla Rodríguez, conocido como ‘Locasho’, a quien la policía y la fiscalía lo sindica como cabecilla de la banda ‘Los malditos de Laredo’. 


El Tercer Juzgado Penal de Investigación Preparatoria de Trujillo le concedió la libertad procesal al vencerse el plazo de prisión preventiva de 36 meses que se le dictó desde el 19 de febrero del 2014, cuando se lo detuvo. Portilla estuvo encerrado en el penal de Challapalca (Tacna) y el plazo de prisión preventiva era el máximo concedido. Durante ese tiempo solo afrontaba una investigación preparatoria, sin que su situación varíe de imputado a condenado. Cuatro testigos con código de reserva, tres de ellos víctimas de extorsión, señalaron  e identificaron a ‘Locasho’ como el autor de las amenazas que recibían. A uno de ellos, incluso, le colocaron un explosivo en su casa por negarse a pagar 5 mil soles. 


Cuando fue detenido, en su casa, se le halló cinco cartuchos de 9 milímetros, una carta con amenazas de muerte hacia un empresario, una dinamita, una granada de guerra tipo piña y 16 stickers con el dibujo de un tiburón color rojo que usa la banda. Las investigaciones indican que la organización criminal extorsionaba a cinco empresas de transportes que cubren la ruta Trujillo – Laredo y viceversa.