Publicado: 13/03/2017
Uso de dispositivos es la principal causa del insomnio
Empleo de aparatos electrónicos con pantallas de luz (laptop, celular o televisor) estimula la vista y dificulta conciliar el sueño durante las noches.
Compartir Compartir
Descansar menos horas de las indicadas también podría generas sobrepeso e hipertensión

¿Le resulta difícil conciliar el sueño en las noches? Si la respuesta es afirmativa, entonces debería modificar sus rutinas y disminuir el uso de ciertos artículos, pues de acuerdo al jefe del Laboratorio de Sueño del Instituto Peruano de Neurociencias, David Lira, más de diez millones de peruanos presentan trastornos del sueño, principalmente insomnio, debido al uso de dispositivos electrónicos antes de dormir, el trabajo rotativo o la lejanía del centro de labores o estudios.


De acuerdo al experto, no descansar bien también sería el origen de otros problemas de la salud como sobrepeso o hipertensión. "Lo que pasa es que la mayoría de personas, hombres y mujeres, no le da la debida importancia al sueño, piensa que si duerme mal no le pasa nada y no sabe que su sobrepeso, su diabetes mal controlada o su hipertensión mal controlada tiene como origen el dormir mal", explicó Lira Mamani.


Según Lira, el insomnio está relacionado  en muchos casos al uso de dispositivos electrónicos con pantallas de luz (laptos, celulares o televisores). "La vista se siente estimulada por la luz y por eso les cuesta dormir". Además, es más fácil que una persona se vuelva irritable o baje su rendimiento cuando no ha dormido lo suficiente.


Trabajar en horarios rotativos


Lira Mamani explicó que las personas que trabajan de noche o en horarios rotativos deben cuidar sus horas de descanso. "El 10% no llega nunca a compensar el sueño en el día y como se altera su reloj biológico disminuye su sistema de defensa, aumenta la incidencia de enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, cardiopatías y su rendimiento laboral es menor".


Número de horas


El número de horas recomendable de sueño varía de acuerdo a edad de las personas: los recién nacidos duermen entre 16 a 18; niños de 3 años 12 horas; escolares pequeños 10 horas; adolescentes y jóvenes 9 horas; adultos de 7 a 8 horas; y adultos mayores de 5 a 6 horas.