Publicado: 09/01/2017
Construirán centro de salud mental en La Esperanza
Titular de la Geresa, Luis Arteaga Temoche, aseguró que nosocomio recibirá entre 80 a 100 pacientes, evitando que acudan a otros nosocomios.
Hospital contará con especialistas en psiquiatría y sicología.

Si uno de cada cinco pacientes  en Trujillo recibe atención en salud mental, no se explica por qué La Esperanza, el distrito con mayor población en la provincia,  no cuenta con un centro especializado; sin embargo, en mayo se iniciará la construcción de un local para este tipo de intervenciones.


El alcalde distrital, Daniel Marcelo Jacinto, aseguró que hay un inversión de nueve millones para ejecutar distintos proyectos en temas de salud y programas sociales, entre ellos la construcción de dicho centro médico.


“El local funcionará en un terreno aledaño al hospital Nuevo Jerusalén, donde se contará con adecuadas áreas de atención y especialistas. Esto ya será evaluado por la Gerencia Regional de Salud (Geresa)”, aclaró la autoridad edil.   


La otra parte del presupuesto está destinado para la remodelación del Centro del Adulto Mayor y reforzar la atención en la Demuna y Omaped en el distrito.


Descentralizar

En tanto el gerente regional de salud, Luis Arteaga Temoche, espera que este centro ayude a descentralizar la atención en la provincia, debido a que los pacientes del distrito esperancino se veían obligados asistir a  Florencia de Mora, El Porvenir y Trujillo.


“Este año se han recibido psiquiatras y psicólogos, lo cual es una buena demanda de profesionales para atender las asistencias requeridas en un sector con bastante población”, recordó el funcionario.


El centro de salud atenderá 12 horas, y tendrá profesionales con abasto para atender entre 80 y 100 pacientes diarios.


Antecedente


Según el último reporte del 2016, El Porvenir con dos centros de salud mental comunitarios hasta el momento atienden alrededor de mil casos, desde síndromes ansiosos, depresivos, violencia intrafamiliar y violencia a nivel de adolescentes.


Estos centros de salud mental comunitarios se han convertido en lugares donde acogen a personas con una serie de problemas que afectan su salud mental. Y es que hoy en día, una de cada diez personas sufre de algún tipo de enfermedad relacionada a sus emociones.