Publicado: 18/12/2016
Curtiembres cierran por importaciones y crisis económica
Dirigente de los productores afirma que por el cierre de las seis curtiembres, al menos, se han perdido 150 puestos de trabajo de directo.
Foto: difusión

El presidente de la Cámara de Cuero y Calzado de Trujillo, Vladimir de la Roca, sostuvo que en los últimos años, la producción de este sector cayó considerablemente, por lo que las curtiembres vienen trabajando a un 40 % de su capacidad instalada, ya que la crisis económica y la importación china afectaron drásticamente a este sector.


“Esta situación ha repercutido tanto en cuero como en calzado. Adicionalmente a esto, en Trujillo han cerrado 6 curtiembres entre el 2014 y 2016, debido a la crisis que estamos atravesando y a la presión ambiental en el sector. La Oefa fiscaliza los residuos sólidos, con Sedalib tenemos los Valores Máximos Admisibles y otras exigencias”, precisó el mencionado dirigente.


Dijo que por el cierre de las 6 curtiembres, al menos, se han perdido 150 puestos de trabajo de directo, ya que antes se contrataba más personal.


Sin recursos

Agregó que para cumplir con los estándares internacionales es necesario que las curtiembres mejoren su infraestructura.


“Para hacer esas instalaciones se requiere una inversión de100 mil a 200 mil soles en equipos, tanques y motores”, puntualizó el empresario.


Señaló que el otro problema el manejo de residuos sólidos no peligrosos para cuya disposición se requieren 300 soles por cada tonelada y 2000 soles por tonelada de residuos peligrosos. “Son gastos que se van acumulando junto a los gastos de elaboración de otros proyectos por más de 5 mil soles”, añadió.


Bajo este panorama dijo que los empresarios zapateros están solicitando un plazo de dos años para poder cumplir con las exigencias ambientales, ya que se trata de fuertes inversiones ante una precaria situación económica de los productores.


Por su parte, el presidente de la Cámara de Curtiembres del Perú, Alejandro Céspedes, precisó que esta situación se vive a nivel nacional, ya que las exigencias ambientales son muy drásticas y afectan directamente a la desempeño de las empresas en todas las regiones. “Sin embargo, ya hemos pedido que el Gobierno nos ayude para implementar nuestras plantas de tratamiento porque las empresas disponen de poco capital”, puntualizó.