Publicado: 17/12/2016
Doce familias viven en paupérrimas condiciones
Alrededores de 67 personas del balneario Buenos Aires no cuentan con casa, luz eléctrica o agua, después que el mar se saliera e inundar sus predios.
Compartir Compartir
Temen que los retiren de módulos dado por el Ministerio de Vivienda.

La tragedia que sucedió los primeros días de mayo del 2015, en el balneario de Buenos Aires, cuando se salió el mar y varias personas lo perdieron todo, aún no termina para algunas familias, pues ahora no tienen una casa, energía, agua ni baño.


La situación en que se encuentran 12 familias, cerca de 67 personas entre niños y adultos, las cuales se ubican en la cuadra 8 de Mariscal Nieto s/n, es crítica, debido a que no cuentan con los servicios básicos que todas las personas deberían gozar.


“Cuando fui a pagar los recibos de agua y luz me dijeron que teníamos otros atrasados y nadie nos dijo nada. Solo sé que la municipalidad había hecho un convenio con Hidrandina y Sedalib, pero nunca nos dijeron nada”, sostuvo Rosa María Zárate Villegas, secretaria de los módulos.


Las víctimas fueron evacuadas a módulos que les dio el Ministerio de Vivienda; sin embargo, en noviembre se cumplió el plazo para que los desocupen y vean algún lugar donde vivir.


“En noviembre se cumplía el plazo para irnos, pero he hecho una solicitud para que nos den por más tiempo los módulos, ya que no tenemos nada, somos personas pobres y eso no lo entienden las autoridades. Desde febrero no tenemos luz”, explicó.

 

Según lo que contó la secretaria de los módulos, los baños que les dieron han sido cerrados por el Ministerio de Vivienda, debido a que no tienen luz y agua. Ante ello se han visto obligados a hacer sus necesidades en un balde y luego arrojarlas a algún lugar.


“Nos cerraron el baño porque dicen que no lo íbamos a poder mantener limpio. Ahora tenemos que hacer en un balde y luego ir a botarlo cerca al mar. Esto es injusto, nosotros sufrimos día a día”, dijo Zárate Villegas.


A su vez, Fabiola Vera Vilca, otra afectada, expresó que han hecho pedido a las autoridades, pero no les hacen caso. “No tengo ni cocina, vivo sola. Tengo que hacer mis necesidades en un balde y luego ir a botarlas a la playa”, expresó.


Otra de las víctimas, Noemí Huamán Paredes, quien vive con cinco personas más y duermen en unas colchonetas que les dio Defensa Civil.


“Tengo tres menores de edad acá y duermen en las colchonetas que nos dio Defensa Civil. No tenemos ducha y a veces nos tenemos que bañar dentro del módulo”, acotó la afectada.

 

Les venden el agua

 

María Zárate Villegas relató que algunos vecinos les venden el agua y que a diario gastan cerca de ocho baldes.


“Nos venden los baldes de agua a un sol, en mi módulo viven 17 personas y gastamos más. Además, ya no recibimos ayuda de nadie solo vinieron al inicio tres veces a traernos alimentos y nada más. Tengo entendido que el Estado mando 3 mil soles para las familias afectadas, pero nosé a dónde se ha ido eso”, declaró a La Industria.