Publicado: 17/12/2016
Sigue venta de pirotécnicos y juguetes sin aval sanitario
Jefa de la Sucamec y Fiscalía de Prevención del Delito anuncian que en los próximos días intensificarán los operativos de requisa en puntos de venta.
Compartir Compartir
ACTÚAN CON IMPUNIDAD.Mientras las autoridades no pongan mano firme contra el comercio ilícito de estos productos, los negociantes seguirán lucrando a costa de la vida humana.

La muerte acecha. Pese a los constantes operativos realizados por el Ministerio Público, Policía Fiscal y Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (Sucamec), la venta clandestina e ilegal de artefactos pirotécnicos y juguetes sin registro sanitario persiste de manera indiscriminada en distintos puntos de la ciudad, sin que nada ni nadie pueda detenerla en forma definitiva, exponiendo la vida y salud de miles de niños y adultos.


Ayer por la mañana, un equipo periodístico de La Industria realizó un breve recorrido por la avenida Eguren, ubicada a pocos metros del mercado Zonal Palermo (ex Mayorista), y comprobó que un gran número de comerciantes informales ofrecía los objetos detonantes y luminosos en plena vía pública, sin ofrecer ninguna garantía de seguridad.


En dicha zona se encontraron cohetecillos, rascapiés, avellanas, silbadores, bombillas explosivas, luces de bengala, entre otros artefactos prohibidos, los cuales eran ofertados en desde S/ 0.50 céntimos la unidad hasta S/ 20 por docena. Incluso, un reportero que fingió ser un comprador común mostró supuesto interés por adquirir los pirotécnicos por cantidad. “Si quieres llevarlos al por mayor, tenemos más en el almacén, sino, que no podemos poner toda la mercadería afuera porque los (agentes) municipales se la llevan”, comentó un vendedor informal.


Sin embargo, cuando una vendedora de pirotécnicos se percató de que la reportera gráfica de este diario registraba imágenes en la vía pública, corrió detrás de ella y, a voz en cuello y en forma matonesca, pidió a sus compañeros ambulantes que arrebaten la cámara fotográfica. Cabe indicar que esto ocurría en presencia de dos agentes de Comercio Informal, quienes no atinaron a imponer el orden.


Jugando con la muerte

Por otro lado, en el emporio comercial Albarracín (Tacora) se ofrecía una gran cantidad de muñecos, carritos, robots, pelotas y demás juguetes que no tenían registro sanitario ni autorización de la Dirección General de Salud (Digesa). Los precios oscilaban entre S/ 1 y S/ 35 y, por tal motivo, se observó una demanda mayoritaria.