Publicado: 15/12/2016
Madre se encarga de cuidar a sus tres hijos especiales
El Municipio de Sánchez Carrión entregará apoyo a mujer para que supere sus tantas carencias y alista celebración de navidad para su familia.
No se sabe si el problema de los adolescentes es congénito o no.

Sánchez Carrión. Curgos no sólo le gana en pobreza a todos los distritos del Perú, sino que –creo también- en historias conmovedoras, de aquellas que parten el alma.


En el caserío Cuyumalca, sector Loma Amarilla, a 20 minutos de la capital distrital, vive la familia Carranza Benites conformada por 10 integrantes, pero entre ellos hay una heroína, a quien identificamos como Julia Benites Infantes, la madre y motor de ese humilde hogar, donde las carencias saltan a la vista.


Julia Bentes escucha la llegada del vehículo que nos traslada y está atenta para recibir a los visitantes. De pronto sale al encuentro de la comitiva y saluda con efusividad, tiene 49 años y aparenta más. Su esposo Santos Carranza Campos (52) es un agricultor que –el día de la visita- no estaba en casa, fue a labrar la tierra que, por ahora, no produce nada.


Muchas necesidades

La madre de familia nos invita a ingresar a su cocina. Pasen, pasen… repite, una y otra vez, con ternura maternal. Ingresamos a un escenario oscuro, de unos seis metros cuadrados, donde apenas se observa a tres adolescentes sentados en el suelo. Se emocionan e intentan balbucear, quieren decir algo pero tienen limitaciones. Son tres hermanos con habilidades especiales. A quienes su madre tiene que atender. La mujer tiene que trasladarlos de un lado para que puedan desarrollar sus diferentes actividades. Con el lenguaje, que sólo su madre entiende piden comida. Su madre pide disculpas, aunque innecesarias para atender a sus comensales. Les sirve sopa de fideos y, mientras comen con mucha dificultad, debido a sus problemas de salud, nos cuenta que es su plato favorito.


La afligida madre refiere que sus tres últimos hijos nacieron con retardo mental y malformaciones en su cuerpo que los médicos nunca pudieron curar. “Los médicos de Curgos nunca me dijeron que enfermedad tenían o que problema de salud les ocasionó esto. Se limitaban a recomendar que los cuide y alimente. Eso hago todo el tiempo”, dice.


Como no pueden desplazarse, la mujer los tiene que cargar de un lado a otro, alimentarlos, bañarlos, cambiar su ropa, hacerlos jugar y hasta acostarlos para dormir. Una tarea titánica que sólo una mujer como Julia es capaz de cumplir. Dice que nadie le ha explicado, por qué cinco de sus hijos no tienen problemas y los últimos tres sí. E incluso cuenta que tiene dos nietas que viven en Trujillo con el mismo problema de salud.


Se conoció que la Gerencia de Desarrollo Social de la comuna de Sánchez Carrión, hizo la primera entrega de ayuda y acaba de denominar a esta familia como ‘Símbolo de la Navidad de Sánchez Carrión’.


Para el 20 de éste mes, la gerencia en mención tiene previsto celebrar la Navidad en la vivienda de la familia Carranza Benites. “La idea es llevar a alegría de la Navidad a doña Julia su esposo y a sus tres hijos”. Tenemos ´previsto organizar una teletón para recaudar fondos y celebrar mucho mejor estas fechas con muchas familias con problemas”, manifestó García Paredes.