Publicado: 09/08/2017
Trujillo: farmacias son el blanco perfecto de la delincuencia
En una semana se han registrado al menos tres asaltos a boticas de diferentes sectores de la provincia de Trujillo.
Imagen captada por una cámara de seguridad en un reciente atraco a un negocio ubicado en la avenida Mansiche.


Las boticas se han convertido en los negocios más vulnerables a la delincuencia ciudadana. Así lo comprueba información brindada por la Policía Nacional, pues en menos de una semana, se han registrado al menos tres asaltos en diferentes sectores de la provincia de Trujillo.

 

Quienes han llevado la peor parte son los empleados de las farmacias, al ser amenazados y agredidos por malhechores armados. Para ellos, no importa si se trata de negocios independientes o de la sede de una cadena nacional, todo local puede ser vulnerado. Incluso, pasan por alto la existencia de cámaras de seguridad y aparecen con el rostro descubierto fingiendo ser clientes.

 

Por ejemplo, el lunes 31 de julio, un hombre identificado como Julio Paredes Fernández, ingresó a las 11 de la mañana al local de la cadena Inkafarma, situado en la avenida 26 de marzo del distrito de Florencia de Mora. Luego de preguntar por algunos medicamentos, sacó un revólver y amenazó a los vendedores, obligándolos a entregar el dinero de la caja.


Más noticias >>> Delincuentes armados asaltan nuevo local de Inkafarma


Dos días después, en el distrito de La Esperanza, dos sujetos se apropiaron de más de S/500 luego de robar la botica 'Salud Farma', ubicada en la calle Jordán N°109. El ataque ocurrió minutos antes de las 8 de la noche y según refieren las trabajadoras, uno de los hombres portaba un arma de fuego con el que las amenazó y las forzó a entregar las ganancias.


Más noticias >>> Cámaras registran asalto a farmacia en la av. Mansiche


El tercer atraco sucedió el domingo 06 de agosto, nuevamente contra la cadena Inkafarma, pero esta vez, en su nueva sucursal de la urbanización El Molino. Dos hombres de edades entre 25 y 30 años apuntaron con sus armas al único trabajador y se llevaron todo el dinero en efectivo que encontraron.