Sin un proyecto serio para rescatar la histórica muralla
Autor: - Fecha: 2016-10-09 13:19:23
Compartir Compartir

Hace más de un año, el responsable del área municipal de Patrimonio Monumental, Mario Falero Ramírez, anunció con bombos y platillos la ejecución de un proyecto de recuperación y puesta en valor de los vestigios de la histórica Muralla y Baluarte de Trujillo. Ambos monumentos; sin embargo, lucen descuidados debido a la indiferencia, pero sobre todo, a una escandalosa falta de gestión de parte de la actual administración edil, que paradójicamente busca que la Unesco reconozca a esta parte de la ciudad como Paisaje Cultural. 


Lo dicho por Falero Ramírez solo quedó en el papel y en minúsculas intenciones. En el caso de la Muralla, ubicada en la cuadra 18 de la avenida España, el proyecto contemplaba la habilitación de un acceso para que las personas suban sobre ella y gocen de la vista. En el Baluarte, por su parte, ubicado en la intersección de España y Miraflores, se usaría para conciertos y actividades culturales. En nada de lo ofrecido se ha cumplido. La gente llega, sí, pero para arrojar basura y miccionar. Algunos, envalentonados por la noche, usan estos espacios de indiscutible valor histórico para pernoctar o hasta asaltar. 


Es amargo decirlo, pero la comuna provincial ha demostrado, a todas luces, que el cuidado y preservación de estos monumentos no son de su prioridad. Y es lamentable, también, porque ambos monumentos, bien conservados, cuidados y puestos en valor, tendrían un impacto mayúsculo en el flujo turístico de la región. Los defensores de la cultura critican, y con razón, el poco presupuesto que se destina para proteger estos espacios de inescrupulosos que atentan contra su propia historia. 


En este bolso se incluye también a los funcionarios ediles que restan importancia a la problemática que daña a nuestro patrimonio. Desde esta tribuna creemos que no solo la inseguridad, la basura acumulada, las pistas en mal estado o la invasión de la vía pública son problemas serios que urgen ser tratados por el municipio. 


El atentado contra la cultura también merece igual importancia que todos los citados. Ya ha pasado un año —decíamos— desde el anuncio de recuperación y puesta en valor de la Muralla y el Baluarte de Trujillo, y poco o nada es lo que se ha hecho. Esperemos que dicha proclama, saludada por todos los que apostamos por una ciudad próspera y culta, sea retomada y promovida con el interés que se merece. Los trabajos de recuperación de ambas estructuras, prevé Mario Falero, se realizarán hasta finales del mes de octubre. Luego los monumentos serán acondicionados para que sean usados como atractivos turísticos y sedes de actos culturales.