free web stats


Tercera llamada

Por:Marycarmen Olórtegui

Fecha: 2018-05-29 21:43:33
Compartir Compartir

El último domingo 27 de mayo no fue un domingo cualquiera. Tuve el privilegio de ver a mi ciudad, iluminada de oportunidad, entusiasmo y cultura. Oportunidad para todos los trujillanos que amamos el teatro y las puestas en escena, así como para algunos que ahora con la globalización de los medios, pensaron ver sólo a través de ellos, grandes espectáculos. 


Entusiasmo, porque todas las ciudades que  ponen en marcha actividades culturales, respiran entusiasmo, reflejada en miradas  profundas, sonrisas interminables y aplausos emocionantes.  Y cultura, porque desde el ingreso al majestuoso teatro Víctor Raúl Lozano Ibañez, de la Universidad UPAO, es imaginar la maravilla, aprender, compartir y dejarse llevar por cualquier muestra cultural. 


Pero este último domingo tocó ir al teatro a deleitarnos con el Ballet Nacional del Perú, quienes difunden la danza en todos los géneros y manifestaciones. Lo mejor es que lo hace con un estilo propio dirigido de manera brillante por el peruano Jimmy Gamonet, a quien aplaudo de pie, pues demostró en sus 6 muestras coreográficas, lo que él manifiesta, que el ballet es dibujar música en el espacio. 


Quedé encantada pues sus nuevas propuestas para piezas clásicas fueron creativas, ligeras y bien expuestas en el espacio, transmitiendo emociones y dejando ver el estilo original.  Aplaudí con mucha energía, y orgullo peruano. Pero hubiese aplaudido de pie si es que desde el primer acto ofrecido en Bach, cuando salió el grupo de bailarinas, ellas hubiesen impresionado con la sincronía, fue evidente la desarmonía coreográfica, unas giraban medio segundo antes que otras. Todo es cuestión de detalles. 


Se debe de tener cuidado pues es la primera presentación es el impacto. Luego se reinvindicaron en la coreografía grupal de Paquita. Gracias Trujillo y todos los que logran acercarnos a este nivel cultural.