free web stats


Pie de página

Por:Ricardo Vera Leyva

Fecha: 2018-06-03 17:56:33
Compartir Compartir

El apodo felino del dueño de la ‘primicia’ 

Por Ricardo Vera Leyva


A media mañana del último miércoles, un veterano felino dedicado al periodismo deportivo soltó una bomba noticiosa de muchos kilotones: Paolo Guerrero iría, de todas maneras, al Mundial de Rusia. Sin embargo, cuando poco después el presidente de la Federación Peruana de Fútbol desmintió la información, Carlos Alberto Navarro fue objeto de las burlas más crueles en las redes sociales.


Al día siguiente, el periodista tuvo su revancha, pues, a la postre, se confirmó la ‘primicia’. El felino se la jugó el todo por el todo y esta vez ganó. De la noche a la mañana, pasó del infierno a la gloria. Un portal de noticias resumía así su nueva situación: «En menos de 24 horas, el “tigrillo” pasó de farsante a héroe» (altavoz.pe, 31/5/2018).


Pasemos a otro asunto. El apodo de Navarro debe escribirse, como lo establece la Ortografía de la lengua española,con mayúscula inicial, y con minúscula el artículo que lo acompaña: el Tigrillo. La misma regla hay que aplicar, por ejemplo, en el caso del entrenador de la selección: el Tigre Gareca.


Un dato más. En la escritura de los apelativos no se emplean ni comillas ni cursivas, salvo cuando el apodo se ubique entre el nombre de pila y el apellido del sujeto. Es incorrecto, por tanto, escribir «el Tigrillo» Navarro, pero resultan irreprochables las siguientes variantes: Carlos Alberto «el Tigrillo» Navarro y Carlos Alberto el Tigrillo Navarro.