free web stats


Publicado: 12/09/2018
Trasladan a pacientes para salvarlos del fuego en clínica
Las lenguas de fuego se expandieron, pero bomberos, agentes de Seguridad Ciudadana y transeúntes lograron aplacar siniestro.
Compartir Compartir
Foto: cortesía.

“¡Dios mío, ojalá no haya nadie adentro!”. “¡Por favor, llamen a los bomberos!”. “¡Apuren, saquen a los pacientes!”. Esos fueron algunos de los lamentos que se escucharon ayer en el centro de Chimbote.


El incendio causó la alarma de un centenar de chimbotanos quienes se apostaron en las intersecciones de la avenida Ladislao Espinar y Manuel Villavicencio. En la azotea de la academia Nueva Generación, que colinda con la clínica Robles, una gigantesca llama de fuego parecía no apagarse nunca.


Durante varios minutos los bomberos intentaron apagar el fuego que amenazaba con incendiar varios edificios. Los trabajadores de la clínica Robles tuvieron que trasladar a los pacientes ante la presencia del fuego, muchos de ellos no podían moverse con rapidez.


Tuvieron que llegar dos camiones cisternas de la comuna provincial para ayudar a calmar el siniestro debido a que los vehículos de los bomberos quedaron sin agua. El trabajo de los bomberos, del personal de Seguridad Ciudadana y de algunos ciudadanos evitó que el incendio se propague.


Banner Publicitario