free web stats


Publicado: 16/04/2018
Hallan cuerpo de policía y de dos pescadores desaparecidos
Buzos se sumergieron cuarenta metros para poder sacarlos del camarote tras tres días de labores de búsqueda.
Compartir Compartir
Los cuerpos de dos de los ocho tripulantes de la embarcación María Esperanza II fueron hallados.

Santa. La angustia terminó ayer para la familia del suboficial PNP Luis Nieto Rivera, cuyo cuerpo fue encontrado sin vida tras desaparecer la tarde del jueves en las aguas del río Santa.


El cadáver fue hallado tras dos días de búsqueda; sin embargo, los familiares aún no están tranquilos y han exigido que se esclarezca la muerte del agente. La hermana del suboficial PNP Luis Nieto Rivera, Jenny Nieto Rivera, ha pedido que se investigue a fondo la muerte del agente, pues no ella no cree que se haya ahogado en el río Santa.


“Mi hermano era un hombre fuerte y alto. Tenía buen físico, incluso cruzaba el río Camaná (Arequipa) ida y vuelta. Él es una persona preparada. Su especialidad era nadar. No nos pueden engañar. Mi hermano no pudo haberse ahogado”, reclamó.


También consideró que su desaparición es suspicaz, pues la información de la Policía no cuadra. “Mi hermano desapareció el jueves, aproximadamente 1:00 p.m.,
y recién reportaron al día siguiente. ¿Qué pasó durante el resto del día?, ¿qué hicieron sus cuatro compañeros que estaban con él?, ¿por qué no buscaron ayuda con la camioneta que tenía?, ¿por qué recién nos tuvimos que enterar al día siguiente? Aquí hay información de la propia Policía que no cuadra”, acotó.


Además se preguntó por qué su hermano fue enviado a labores de Salvataje si él pertenecía al departamento de Carreteras.


El agente de la Policía de Carreteras, Luis Nieto Rivera, de 32 años, desapareció en las aguas del río Santa cuando trataba de rescatar a una supuesta persona que cayó a las aguas, a la altura del kilómetro 42 de la carretera de penetración Santa-Chuquicara.


Rescatan cuerpos de dos pescadores


Mientras tanto, las arduas labores de búsqueda en el mar coishqueño dieron sus primeros resultados, pues dos de los ocho pescadores que desaparecieron hace tres días tras hundirse su embarcación fueron rescatados.


Los buzos se sumergieron cuarenta metros para poder sacarlos del camarote. Hasta el cierre de edición se desconocía las identidades de los cadáveres. Capitanía de Puerto informó el viernes que la nave “María Esperanza II” se encontraba volteada a varios metros de profundidad en una zona fangosa, lo que dificultaba el ingreso a la embarcación, pues la caseta estaba enterrada.


Lo ocho pescadores desaparecieron la madrugada del jueves tras la violenta colisión de dos embarcaciones frente a las costas del distrito de Coishco. Solo cuatro pudieron salvarse de milagro tras ser rescatados. La desgracia tomó por sorpresa a los ocupantes de la nave vikinga, quienes en su mayoría estaban durmiendo dentro de la cabina y no pudieron salvarse. Como consecuencia del fuerte impacto, el bote se partió en unos segundos y desapareció de la superficie del mar.

Banner Publicitario