"Liberación de Farro es señal de que investigación no avanza"
El viernes salió libre el exfical decano Dante Farro
Compartir Compartir

Dante Farro Murillo, en julio del 2011, estaba a cargo de la Presidencia de la Junta de Fiscales de la provincia del Santa. Javier Estrada era fiscal anticorrupción y César Jiménez era fiscal provincial coordinador.  El 13 de julio de ese año sucedieron los hechos que sirvieron a la Fiscalía para pedir la prisión preventiva de Farro.


Aquel día, Farro  llamó a Jiménez para pedirle que se acercara a su oficina. Más que una petición, esa parecía una orden. En la oficina, Farro le advirtió a Jiménez que tuviera cuidado en intervenir el local denominado ‘La centralita’, ya que el presidente regional César Álvarez era amigo del  entonces fiscal supremo Carlos Ramos Heredia y del entonces fiscal de la Nación, José Peláez Bardales. 


Si intervenía el local, era algo así como desobedecer a sus jefes. Y una desobediencia así podía costarle el cargo. César Jiménez los desobedeció. Cinco días después, los fiscales que allanaron ‘La centralita’ fueron despedidos sin ningún argumento. Todo olía a venganza. Pero venganza de quién: ¿Álvarez?, ¿Farro?, ¿Ramos?, ¿Peláez?


Ese día de julio de 2011, los fiscales que ingresaron a ‘La centralita’ no encontraron nada. El lugar parecía haber sido saqueado un día antes. Vale precisar que los fiscales intervinieron 'La centralita' después de recibir la aprobación del Juzgado de Investigación Preparatoria del Santa. En la resolución, el tribunal autorizó que allanen todo el inmueble, pues se presumía que allí se realizaban actos que eran tipificados como delitos de peculado y corrupción de funcionarios. Y en esos delitos estaba involucrado el Gobierno Regional de Áncash.


Después de una serie de investigaciones de la Fiscalía Suprema en lo Contencioso Administrativo, en julio del 2015, el juez supremo David Loli Bionilla dictó prisión preventiva para Farro, quien es acusado por los delitos de asociación ilícita, tráfico de influencias e intimidación a la administración de justicia debido a su intromisión en el allanamiento a ‘La centralita’.


Pero fueron los testimonios de colaboradores eficaces los que hundieron más a Farro ya que aseguraron que el exfiscal mantenía contacto con César Álvarez Aguilar, quien cuando lo quería pedía reuniones con él. 


A pesar de esos argumentos, el último viernes, Farro fue puesto en libertad. Es decir, después de 17 meses en el penal Castro Castro (Lima), el Poder Judicial decidió liberarlo por exceso de carcelería. 


Para el decano del Colegio de Abogados del Santa, Mirko Alva Galarreta, esa es señal  de alerta. ¿Se pueden caer los casos emblemáticos de Áncash?


“Las prisiones preventivas se dan para que en ese plazo se puedan recopilar las pruebas necesarias y lograr una sentencia, pero han pasado todos estos meses de carcelería y la situación de Dante Farro no ha cambiado ni un ápice. Los mismos elementos que sirvieron para darle prisión preventiva están todavía ahora. El juez habrá creído que el  fiscal iba a mostrar más, pero estamos en lo mismo, ¿qué juez va a seguir ordenado detenciones cuando la investigación no avanza?”, sostuvo el decano.


La Constitución señala que toda persona tiene derecho de ser investigado en un plazo razonable, eso dice la ley, también asegura que toda persona es inocente mientras no se demuestre lo contrario. “Pero eso no quiere decir que esté libre de polvo y paja”, agregó Alva.


Banner Publicitario
Dejanos tu comentario
.:. La Industria .:.

Nick:


Comentario: