Menor confiesa crimen pero horas después es liberado
Joven narró cómo acabó con la vida de Anabel Segura
Compartir Compartir

El menor que confesó haber asesinado a Anabel Segura López, de 19 años. fue puesto en libertad aproximadamente a las 7 de la noche, a pesar de las protestas de los familiares de la victimada que llegaron hasta la dependencia policial para exigir justicia por el horrendo crimen que conmocionó a Nuevo Chimbote.


La liberación del asesino se habría producido, según la Policía, por inoperancia del fiscal Lorenzo Javier Melgarejo, de la Tercera Fiscal de la Familia, pues no solicitó la detención preliminar ante el Poder Judicial.


Entrega del asesino


¡El asesino ya está detenido!, les avisaron a través de una llamada telefónica. La noticia llegó como una pequeña dosis de justicia ante la tragedia que afronta la familia de Anabel Sthefany Segura López, cuyo cadáver era velado en el interior de su vivienda del asentamiento humano Belén, en Nuevo Chimbote. Sin embargo, esa tranquilidad no les duró mucho puesto que el presunto asesino, un menor de 17 años, quien se puso a disposición de la Policía, llegó acompañado de dos abogados que buscan librarlo del encierro.


Eran las 10:30 de la mañana cuando el adolescente de 17 años llegó a la División de Investigación Criminal y Apoyo a la Justicia (DIVICAJ) de Chimbote para colaborar en el esclarecimiento del crimen. ¿Estrategia para reducirle la pena?, quizá, no lo podemos asegurar pero lo cierto es que la Policía ya lo tenía identificado e incluso lo habían buscado en su casa pero no lo hallaron.


Fuentes policiales del diario La Industria revelaron a detalle cómo descubrieron la identidad del presunto homicida, quien tras su entrega  terminó aceptando que la madrugada del domingo último le quitó la vida a Anabel Sthefany Segura López y en su afán por ocultar el cadáver la arrojó dentro de un buzón de desagüe, en el asentamiento humano Villa del Sur.


Horas antes del crimen


Las indagaciones iniciaron con la familia de la victimada, quienes contaron a los efectivos del Departamento de Investigación que la última vez que supieran de Ana fue aproximadamente a las 8:00 de la noche del sábado. Ella estaba en su casa situada en el lote 29, de la manzana L, cuando recibió una llamada a su celular. Solo dijo que iba a salir con su mejor amiga, cuya colaboración permitió que los agentes lleguen hasta el asesino confeso.


“Estábamos en la casa, había terminado de servirme mi cena cuando recibió una llamada. Salió un ratito a la calle y cuando regresó me dijo que se iba a la casa de su amiga. Esa noche no regresó, pero recién nos percatamos en la mañana cuando no la vimos en su habitación”, contó la abuela de Anabel, Grimanesa Julca Rubio.


La amiga de Ana, una joven de 18 años, narró que esa noche no salieron juntas pero que estaba al tanto del paradero de su amiga. Según indicó, aproximadamente a las 2:00 de la madrugada del domingo recibió una llamada a su celular por parte de Anabel en la que le contó que se encontraba con su amiga Amanda, en el local conocido como Las Congas, situado en el asentamiento Humano Las Delicias.


Tras ubicar a los jóvenes que esa noche estuvieron con Ana en el local de diversión  Las Congas, los policías citaron uno a uno hasta conocer quién o quiénes fueron los últimos que se quedaron con la victimada. Durante el interrogatorio, Amanda le refirió que esa madruga estuvo departiendo con Ana y un grupo de amigos hasta las 4:00 de la madrugada. Luego se retiró dejándola en compañía de su prima Mary, Javier, Ronald y otro joven que no conocía.


Su versión fue corroborada por Javier, un joven de 20 años, que según declaró a las 4:00 de la madrugada salió del local acompañado de Ronald, quien es conocido con el apelativo de Darlin, y Anabel con dirección a una tienda ubicada en el asentamiento humano Los Ángeles; sin embargo, como no fueron atendidos optó por irse a su casa.


“Queríamos comprar cerveza pero no nos atendieron. Ellos se metieron a una casa abandonada, cuando los fui a ver se estaban besando, así que mejor me fui a mi casa. La última vez que los vi fue aproximadamente a las 4:30, luego no supe de ellos”, narró el joven.


Trágico hallazgo


Los rastros de sangre  que conducían a un buzón de desagüe instalado en la manzana G, del asentamiento humano Villa del Sur, llevaron a que los vecinos encuentren la espeluznante escena. La joven estaba al fondo del pozo semidesnuda y con la cabeza bañada en sangre. Luego, la Policía informó que se trataba de Anabel Segura López de 19 años.


El buzón en el que fue hallada no fue el lugar del homicidio, sino que su asesino la arrastró desde el lote 23 hasta allí para ocultar su cadáver. Las evidencias halladas en la casa deshabitada y cerca del pozo contribuyeron a que los especialistas en criminalística conocieran la ferocidad con que actuó el criminal.


La joven, quien se ganaba la vida cuidando a niños y vendiendo ropa, tenía un profundo corte en el cuello, lesiones en la cabeza y hematomas en diferentes partes del cuerpo. Su cadáver fue enterrado la tarde de ayer.


El presunto asesino


Ayer a las 10:30 de la mañana, el menor de 17 años conocido como ‘Darlin’ llegó a la División de Investigación Criminal y Apoyo a la Justicia de Chimbote acompañado de sus padres y uno de sus abogados. Asimismo, en presencia del fiscal de Familia aceptó su responsabilidad en la muerte de Anabel Sthefany Segura López.


El asesino confeso narró que la madrugada del domingo tras quedarse solo con Anabel, se dirigieron al asentamiento humano Villa del Sur. Llegaron al lote abandonado en el que mantuvieron relaciones sexuales y tras discutir, sólo él sabe la razón, presuntamente ella lo agredió.


‘Darlin’ refirió que en su intento por defenderse cogió una pieza de vidrio que estaba en el suelo y en el forcejeo terminó provocándole heridas mortales. Según detalló, en su desesperación intentó ocultar su cadáver.


Consecuencia del enfrentamiento o tal vez intento de defensa de la joven, él resultó con hematomas en el rostro y una lesión en el labio.


La Policía informó que como el presunto asesino se entregó cuando había terminado el estado de flagrancia, las leyes lo protegen y solo les quedó pedir que la Tercera Fiscalía de Familia y Civil solicite la detención preliminar judicial del menor ante el Juzgado de Familia.


Claman por justicia


Los familiares de Anabel Segura pidieron a la Fiscalía presentar todos los elementos que prueban la culpabilidad de ‘Darlin’, asimismo, exigieron que el Poder Judicial sea drástico al momento de emitir la pena que le corresponde al homicida.


“Ese joven es un criminal porque se ensañó con mi nieta, ni siquiera sabemos si actuó solo o con otra persona. Él es un peligro para la sociedad y no puede estar libre. Exigimos que le den cadena perpetua porque de otra manera no se puede castigar a alguien que acaba con una vida”, enfatizaron.


Banner Publicitario