Dry Martini S.A.
Fecha: 2017-02-07 14:52:35
Compartir Compartir

Por:Víctor Pasco San Martín


Hace poco me senté en un bar a pedir un Dry Martini y el S.A. tuvo, por muchas circunstancias, que ser evocativo. Uno a uno fueron desfilando mis pecados mientras esperaba mi bebida. Cuerpos perdidos en el tiempo, la distancia y los malos recuerdos que pueblan este inmenso mundo harto de ser lo que es.


Cuando llegó la copa y di el primer sorbo me di cuenta que sí, este iba a ser un trago difícil de roer. Como nos lo cuenta Nacho Vegas en la canción con el mismo nombre. El trago es amargo porque la relación está en su peor momento, lo único que queda es un ritual retorcido, siniestro, donde los amantes ya no pueden ni verse a la cara. Pero él aún quiere quedarse, aún quiere sentir, aunque por momentos intente huir y no pueda y viva atrapado en una espiral de decadencia.


De una relación que empezó como un juego, como amigos, como amantes, han ido cayendo hasta no ser más que dos personas que reconocen que ya no tienen mucho en común y lo poco que les queda es carnal. Ella es imposible para él, se ha vuelto imposible, como cuando comenzaron pero ahora en términos poco agradables.


A veces las metáforas llegan a nosotros sin saber por qué, producto de un momento vivido con alguien y aquella experiencia se vuelve algo torcido. Perdura en nuestra cabeza hasta que sale, a modo de grito liberador, con la esperanza de ser oído. Aunque ya no importe mucho o nada.


Banner Publicitario Banner Publicitario