Azul
Fecha: 2016-12-27 15:15:50
Compartir Compartir

“Fallen Angel” (1995) escrita y dirigida por Wong Kar Wai, reconocido director hongkonés, supone una continuidad a su antecesora “Chungking Express”, film que le dio notoriedad internacional al cineasta.


Films separados, ya que en un comienzo fue pensado como un solo film coral, por no tener el mismo estilo y hablar de emociones diferentes. “Fallen Angel” nos sorprende con una propuesta policial, un thriller, que nos envuelve con la vida, pendiendo de un hilo, de un asesino a sueldo, Leon Lai. Su historia o su vida fuera de estos trabajos es cuidada por Michelle Reis, su socia y con quien no puede verse y deben solamente intercambiar correspondencia. Es ella quien se encarga de mantener en orden su vida y aquí el guion nos demuestra que ya no existen los géneros puros, pues nos muestra un drama escondido en este personaje, que vive enamorada de Leon, ya sea por el tiempo con el que pasa en su casa, imaginando su mundo, yendo a los bares donde Leon suele ir.


Aquí hay un tercer giro, la película cambia lentamente y del drama pasa al erotismo. Michelle no puede soportar tener que vivir a la sombra de un hombre con el que jamás podrá tener una relación y solo amará en secreto. La sorprendemos masturbándose en solitario, casi llorando, imaginando quizá que es poseída por el hombre que se niega a verla y con el desarrollo del film entable una relación con otra mujer.


El estilo pop de la película, con colores encendidos, a veces con claroscuros, lleva la película a un nivel visual dinámico donde ambos generan una atmósfera única. Además de los escenarios elegidos para cada escena, nos muestran el peor lado de la ciudad. Acompañdos de actuaciones impecables y emociones desgarradoras.


La sorpresa de este film es que muchas de las escenas carecen de diálogos, se basan más en lo descriptivo, en lo perceptivo y oímos de vez en vez una voz en off que nos va contando lo que sucede. Casi contrario a lo que sucede en la historia paralela que nos cuenta este film. Takeshi Kaneshiro, es un muchacho mudo que vive como noctámbulo, metiéndose en miles de pleitos pero, a pesar de la enfermedad de su padre, logra encontrar la felicidad, contraria a la historia central de la película.


Hay un color que no prima en la película y es el azul. Para los simbolistas el azul estaba relacionado a la depresión, la melancolía. Y tal vez sea el color que mejor encaje en esta película de amores imposibles y encuentros irreales. Donde se pretende dejar todo para cambiar y se muere en el intento. Como si solo tuviéramos un papel en la vida y fuera de ello no somos nada.


Wong Kar Wai es el maestro de lo imposible, de las relaciones que nunca se sucederán, del amor a medio camino que titubea y es y no es. No hay otro cineasta con esa sensibilidad. Quizá sea porque cada uno tiene su propio modo de ver y vivir el romance, pero al final las historias se repiten y lo que nos sucedió le sucederá a cualquier otra persona en el mundo.


Banner Publicitario Banner Publicitario